HP DragonFly G4, análisis: un ultrabook de manual con el que trabajar en cualquier sitio es un placer

HP DragonFly G4, análisis: un ultrabook de manual con el que trabajar en cualquier sitio es un placer

El mundo de los tablets con teclado de gama alta busca desde hace años ocupar el terreno de los ultrabooks esgrimiendo dos argumentos sólidos: autonomía y portabilidad máxima.

El nuevo HP DragonFly G4 echa por tierra de un solo golpe esos dos argumentos porque hablamos de un ultrabook de menos de 1 kg de peso y que además ofrece una extensa autonomía. Por si fuera poco, ofrece un diseño fantástico y algo con lo que los tablets de gama alta todavía no pueden ni soñar: un sistema operativo plenamente funcional para trabajadores en movilidad.

Ficha técnica del HP DragonFly G4

Pantalla

13.5″ WUXGA+ (1920 x 1280), IPS, BrightView, 400 nits, 72% NTSC

procesador

Intel Core™ i7-1355U (hasta 5 GHz con tecnología Intel® Turbo Boost, 12 MB de caché L3, 10 núcleos, 12 subprocesos)

GPU

Intel Iris Xe

memoria principal

16 GB RAM LPDDR5-6400 MHz integrada

almacenamiento

SSD de 1 TB PCIe NVMe TLC

conectividad

2 x Thunderbolt™ 4 con USB Type-C® con velocidad de señal de 40 Gbps (suministro de energía por USB, DisplayPort™ 1.4)

1 x USB Type-A con velocidad de señal de 5 Gbps (suministro de energía por USB)

1 x HDMI 2.1

1 x conector combo de auriculares/micrófono estéreo

conectividad inalámbrica

Wireless Wi-Fi 6E AX211 (2×2)

Bluetooth 5.3

NFC

NanoSIM

sonido y webcam

Sistema de 4 altavoces estéreo Bang&Olufsen

Cámara web 5 MP obturador electrónico

Doble micrófono para videollamadas

batería

68 Wh y cargador de 65W

sistema operativo

Windows 11

peso y grosor

0,9 kg y 1,64 cm

precio

2765 euros

Ligero como ninguno, delgado como pocos

En el segmento de los ultrabooks de gama alta para el sector profesional no encontramos muchos modelos de referencia y que generación tras generación marquen diferencias y sean recordados como auténticas sagas.

El HP DragonFly se ha ganado el derecho a ser considerado como una auténtica saga de ultrabooks de referencia para el mercado profesional

Los Lenovo ThinkPad X1 Carbon son de las pocas familias que lo ha conseguido pero en los DragonFly de HP se han encontrado con un rival tremendamente difícil de batir.

El HP DragonFly G4 es ya la cuarta generación de este modelo de ultrabook profesional y en nuestro análisis de la versión de 2023 ha confirmado el buen camino tomado ya desde el primer modelo.

Para empezar, HP ha perfeccionado la idea de diseño detrás de su ultrabook DragonFly hasta conseguir la maravilla de este año. El HP DragonFly G4 pesa 0.99 kilogramos, es muy compacto y su grosor es de solo 1.64 cm.

Pero las cifras no deben despistarnos y al tenerlo en mano, cada biselado de cada una de sus dimensiones contribuye a que la sensación final sea todavía de menos peso, grosor y dimensiones globales. Tal es el caso que incluso el puerto USB-A que incluye requiere del despliegue mediante pestaña porque no hay grosor suficiente para él.

Todos los detalles, desde los bordes biselados hasta el uso de aleación de magnesio para la carcasa, contribuyen a que el HP DragonFly G4 sea uno de los equipos más cómodos y atractivos del sector profesional

El modelo de HP DragonFly G4 que hemos analizado en Xataka es en tono azul oscuro. Es un acierto por su elegancia y el acabado mate del que presume, bastante limpio con el paso del tiempo y además abarca todos los elementos del diseño, interior y teclado incluidos. El cuerpo está fabricado en una sola pieza de aleación de magnesio.

Un poco de todo en conectividad

Por lo compacto y delgado del diseño del HP DragonFly G4, la elección de su conectividad era un asunto de estado nada desdeñable. HP lo ha resuelto al estilo del rey Salomón: un poco para todos.

En sus dos laterales encontramos una conectividad de lo más variada. Lo más importante es la presencia de dos puertos USB-C Thunderbolt 4 con DisplayPort 1.4 y además suministro de energía por USB. Desde ambos se puede proceder a la carga del equipo, que no cuenta con cargador propietario. Cada uno de ellos está acertadamente colocado en laterales diferentes.

Además de estos dos puertos principales, en el lateral derecho encontramos un USB-A, cierre Kensington y el conector combo de audio, mientras que el puerto HDMI 2.1 queda relegado al lateral izquierdo.

La conectividad inalámbrica está perfectamente cubierta con Wi-Fi 6E AX211 (2×2), Bluetooth 5.3, NFC y una ranura para tarjetas nanoSIM.

Pantalla de 13.5 pulgadas aprovechada al máximo

Pese a sus dimensiones reducidas, el HP DragonFly G4 ofrece al consumidor una contundente diagonal de pantalla de 13.5 pulgadas. La sensación espacial se ve reforzada por el uso del formato 4:3, ideal para productividad (y de eso va este ultrabook) así como de unos marcos muy reducidos , especialmente en los laterales.

El formato 4:3 y un brillo alto favorecen el trabajo en movilidad de un equipo que, pese a ser compacto, goza de pantalla de 13.5 pulgadas

La pantalla no es de tipo táctil y cuenta con una resolución WUXGA+ (1920 x 1280 píxeles), quizás su único punto mejorable a nivel técnico pese a que la mayoría del tiempo no hemos tenido la sensación de necesitar más nitidez ni espacio de trabajo.

El panel es de tipo IPS y con tecnología BrightView que despliega un brillo de 400 nits que lo hace muy usable en entornos lumínicos complejos (pero no es lo ideal). También es fiel en la reproducción del color pero no esperes un panel para creativos que buscan un espacio de color DCI-P3 bien cubierto.

En el marco superior de la pantalla encontramos la cámara web de 5 MP y un doble micrófono para videollamadas. En cuestión de privacidad HP acierta al incluir una tecla dedicada para el bloqueo físico de la cámara.

El comportamiento de la webcam en cuanto a calidad de imagen nos ha dejado muy satisfechos, mostrando gran nitidez y buena reproducción del color tal y como le pedimos a un equipo con el que será muy habitual que queramos realizar videollamadas. HP incluye también software de ayuda en las videollamadas como el seguimiento de nuestros ojos.

Una webcam de 5 MP con obturador mecánico es una de las alegrías de este HP DragonFly G4 para quienes usan mucho las videollamadas

En cuanto a la identificación biométrica del equipo, hay para todos. Tenemos compatible de la cámara web con Windows Hello pero además una de las teclas, justo al lado de las de dirección (nada del botón de inicio), está dedicada a ser sensor de huellas. Y funciona de manera bastante rápida y fiable.

HP siempre ha cuidado el sonido de sus portátiles DragonFly como un mantra pese a que no es lo habitual en ultrabooks de corte laboral. Tenemos un total de cuatro altavoces estéreo firmados por Bang&Olufsen y repartidos en dos zonas del equipo: encima del teclado y en la zona inferior de la carcasa.

El sonido que obtenemos es potente, máxime cuando miramos el pequeño equipo del que proceden, pero lógicamente no podemos pedir milagros a nivel de profundidad de graves y similar. Pero cumplen plenamente con el objetivo del equipo.

Actualización lógica del interior

Al contrario que otras familias de portátiles, el HP DragonFly G4 puede presumir de que el interior es lo que menos importa a nivel de novedades anuales. Tenemos lógicamente la esperada actualización a nuevos procesadores pero la experiencia con el equipo se mantiene en un notable alto.

El modelo que hemos analizado acoge un procesador Core i7 Core de 13.ª generación, concretamente el Intel Core i7-1355U (hasta 5 GHz con tecnología Intel Turbo Boost, 12 MB de caché L3, 10 núcleos, 12 subprocesos) acompañado de 16 GB de memoria RAM integrada LPDDR5-6400 MHz y una unidad interna SSD de 1 TB PCIe NVMe TLC. Los gráficos son Intel Iris X.

Con esta base podemos gestionar el día a día laboral de manera completamente fluida, por muchas pestañas abiertas o procesos en segundo plano que estemos ejecutando.

En los test sintéticos habituales para estos equipos de prueba en Xataka, el HP DragonFly rozó los 1600 puntos en Single Core y los 7100 puntos en Multi en Cinebench R23. Buenas cifras cuando trabajamos con un solo núcleo pero al entrar en juego la multitarea, este DragonFly queda detrás de rivales de similares características. Pero es algo que a nivel de usuario no podremos apreciar.

La unidad de estado sólido se mostró ideal para este tipo de dispositivo con sus 6500 y 5000 MB/s en modo lectura y escritura en la prueba con Crystaldiskmark.

Del apartado gráfico hay que destacar que con este HP DragonFly G4 podremos «matar» el tiempo con títulos no exigentes con bastantes garantías. En las pruebas sintéticas consiguió algo más de 1600 puntos en la prueba TimeSpy de 3DMark y 1200 en Fire Strike Ultra.

En juegos, con GTA V, a 1080p y máxima calidad no esperes más de 8-9 fps, así que para jugar con al menos 50-60 fps hay que bajar los requisitos a modo Normal.

El sistema de refrigeración del HP DragonFly G4 es activo pero apenas es apreciable. La mayoría del tiempo el equipo permanecerá en silencio absoluto o con un ruido de ventiladores muy bajo y continuo. Solo es apreciable el ruido cuando le exigíamos en los test, y en todo caso no resulta nada molesto.

Para que los ventiladores se activen hay que exigirle mucho al equipo y pese a ello, es un sonido continuo y nada molesto

Tampoco el calor es problema para teclear o manejar el equipo. Salvo una excepción: sobre las rodillas. Justo donde están situados los altavoces inferiores la temperatura puede resultar algo molesta si no ponemos ninguna superficie entre el equipo y nuestro cuerpo.

Pese a ser un equipo de consumo, hay una clara y directa gestión de los modos de uso del equipo asociados a la batería

El HP DragonFly G4 viene bien cargado de software de seguridad y protección de HP, algo muy valorado en el entorno profesional. También cuenta con ayudas para la gestión del equipo en aspectos como la batería, aunque con muchas menos opciones que otras marcas.

Resiste todo el día sin cargador cerca

La batería del HP DragonFly G4 ofrece una capacidad muy acorde con su propósito: 68 Wh. Esta capacidad le permite al equipo convertirse en un aliado de trabajadores en movilidad.

En nuestra prueba de campo, con brillo alrededor del 50% casi todo el tiempo, trabajo variado muy basado en servicios web y algo de ofimática en local, música de fondo y conectividad todo el tiempo, hemos finalizado todas las jornadas de alrededor de 7-8 horas sin una sola alerta de batería baja. En la prueba de autonomía total, conseguimos alcanzar casi 12 horas de uso real del equipo.

Para la carga vía USB-C, tardaremos más o menos dependiendo de si estamos haciendo uso o no del equipo. Si lo tenemos en reposo y sin uso, en poco más de 80 minutos tendremos la batería de nuevo lista para darle caña.

El cargador, compacto y con cable USB-C trenzado y muy robusto, es de 65W y su única pega es que sufre bastante calentamiento en uso.

Un ejemplo de teclado para equipos pequeños

Por muchos esfuerzos que hagan Samsung, Apple e incluso Microsoft con su Surface Pro 9, el teclado no nativo en los tablets y convertibles está muy lejos de la experiencia que ofrece un portátil de nivel.

El ejemplo más claro lo tenemos en este HP DragonFly G4, cuyo teclado asombra porque uno nunca imagina que, en tan poco espacio, pueda uno disfrutar de una experiencia de escritura tan completa. Lo es tanto por tamaño de las teclas como por recorrido y respuesta. Es además un teclado muy silencioso y fiable.

Es por supuesto retroiluminado, hablamos de gama alta claro, con una visualización muy correcta de noche por el tono oscuro de las teclas. Podemos ajustar de manera manual al intensidad de la iluminación del teclado pero solo con dos niveles, además del apagado.

EL touchpad también nos deja con excelente sabor de boca en todos sus apartados. Es enorme para el tamaño del HP DragonFly G4 y tiene un tacto muy agradable a la par que preciso especialmente en los desplazamientos y gestos.

HP DragonFly G4, la opinión y nota de Xataka

En el sector de los equipos de trabajo en movilidad, los portátiles de gama alta de HP son una elección segura.

Si lo que buscamos es movilidad máxima con garantías en apartados clave como la pantalla, autonomía y especialmente teclado, el HP DragonFly G4 destaca especialmente, cuidando generación tras generación de aspectos como el diseño o la conectividad. Pero hay que pagar por ello y asumir que no hay muchas opciones de configuración ni mejora del equipo base en algunos mercados como el español.

9,0

Diseño
9,5
Pantalla
8,5
Rendimiento
8,5
Teclado/Touchpad
9,25
Software
8,75
Autonomía
9,25

A favor

Calidad del teclado y touchpad
Autonomía para el día completo
Diseño exquisito y muy ligero/compacto

En contra

Nos hubiera encantado sin refrigeración activa
Pocas opciones de configuración
Precio considerable


La noticia

HP DragonFly G4, análisis: un ultrabook de manual con el que trabajar en cualquier sitio es un placer

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Penalva

.