Tesla pensó en espiar a sus usuarios con la cámara interior

Tesla, probablemente el mayor exponente de los vehículos inteligentes, se ha convertido también en la marca que plantea un mayor riesgo para la privacidad de sus usuarios, y en la señal más clara de lo imprescindibles que resultan ya, en este punto de la historia, fuertes regulaciones al respecto, que permitan que los usuarios se puedan beneficiar de las ventajas reales que proporcionan algunas de estas funciones sin que eso se traduzca en tener que permitir que su privacidad sea sistemáticamente pisoteada por los fabricantes.

Esto no es una opinión de barra de bar, hace poco más de una semana nos hicimos eco de un informe de la Fundación Mozilla en el que se dejaba bien claro que los coches conectados son una pesadilla para la privacidad. Para llegar a tal conclusión evaluaron las funciones de vehículos de 25 marcas, en un análisis que concluyó en que todos ellos vulneraban la privacidad de los usuarios, si bien Dacia y Renault eran los que lo hacían en menor grado, mientras que Tesla se coronaba como la peor de las marcas, siendo la única que vulneraba los cinco puntos evaluados en el estudio.

No ha sido éste el primer informe que señala los problemas de Tesla en lo referido a la privacidad de sus usuarios y, de hecho, el pasado mes de abril supimos de una demanda puesta a la compañía por el uso indebido hecho por empleados de la misma de vídeos grabados con las cámaras de algunos coches. Y sí, puedo aceptar la réplica de que en ese caso se trató de la conducta de algunos empleados, no de la política oficial de la compañía, pero no ocurre lo mismo con el caso que nos ocupa hoy.

Según podemos leer en Electrek, Elon Musk quería utilizar las cámaras de Tesla para espiar a los conductores, con el fin de emplear dichas grabaciones en los juicios que enfrenta la compañía por su función Autopilot, la función que junto con su Full Self-Driving es vendida como un sistema autónomo total, cuando en realidad no lo es. Y de nuevo esto tampoco es una opinión personal, sino la conclusión a la que llegaron los reguladores del estado de California. Como ya sabrás, durante los últimos años se han producido varios accidentes asociados, supuestamente, a los Autopilot y FSD de Tesla.

Los Tesla, al igual que coches de otras marcas que ofrecen cierto nivel de autonomía, integran al menos una cámara que apunta al conductor en su interior, cuya función es verificar que el conductor mantiene la atención en la conducción. Sin embargo, esto es lo que podemos leer en la biografía de Musk publicada recientemente por Walter Isaacson:

«Musk estaba convencido de que los malos conductores, y no el mal software, eran la razón principal de la mayoría de los accidentes. En una reunión, sugirió utilizar los datos recopilados de las cámaras del automóvil (una de las cuales está dentro del automóvil y enfocada en el conductor) para demostrar cuándo hubo un error del conductor. Una de las mujeres en la reunión retrocedió. «Estuvimos hablando de eso con el equipo de privacidad», dijo. «No podemos asociar las secuencias de selfies a un vehículo específico, incluso cuando hay un accidente, o al menos esa es la orientación de nuestros abogados.«»

La respuesta no pareció gustar a Musk, por lo que podemos seguir leyendo:

««Soy quien toma las decisiones en esta empresa, no el equipo de privacidad», dijo. “Ni siquiera sé quiénes son. Son tan privados que nunca sabes quiénes son”. Hubo algunas risas nerviosas. «Tal vez podamos tener una ventana emergente donde le digamos a la gente que si usan FSD, recopilaremos datos en caso de un accidente», sugirió. “¿Estaría bien?”

La mujer lo pensó por un momento y luego asintió. «Mientras se lo comuniquemos a los clientes, creo que estamos de acuerdo con eso«.

Más allá de la arrogancia demostrada en la parte destacada en negrita en esta última cita, y que nos demuestra claramente el estilo de gestión del magnate (algo que llevamos ya tiempo viendo en Twitter-X), también nos pone sobre la pista de las expectativas que pueden tener los usuarios de vehículos de Tesla en lo referido a su privacidad. Por suerte, el equipo de privacidad actuó como cortafuegos en aquella ocasión. Claro que, dado que hablamos de Musk, tampoco podemos descartar que en cualquier momento decida despedirlos.

La entrada Tesla pensó en espiar a sus usuarios con la cámara interior se publicó primero en MuyComputer.