Ni DANA ni borrasca: las intensísimas lluvias de este fin de semana tienen otro origen y eso tiene consecuencias

Lluvia, lluvia y lluvia. Pero no cualquier lluvia. «Otoño» e «inestabilidad» son casi sinónimos y nadie puede negar que desde que empezó el otoño meteorológico (el 1 de septiembre), la situación meteorológica no ha parado de sorprendernos.

Tras la descomunal DANA de hace unos días, este fin de semana promete lluvias intensas y granizo. Pero (y aquí viene lo interesante) lo que nos va a embestir en esta ocasión no es una DANA: es una Borrasca Polar Aislada y eso tiene consecuencias, buenas y malas.

Hay vida más allá de las DANAs. Una depresión aislada en niveles altos es una masa de aire muy frío que se desgaja de la corriente de chorro y se mueve hacia el sur a mucha altitud (entre 5 y 9 kilómetros). Son un fenómeno importante para nosotros porque cuando esa masa de aire frío se encuentra con «el aire más cálido y húmedo del mar Mediterráneo, genera fuertes y dañinas tormentas». Se tratan de las «gotas frías» de toda la vida: las lluvias torrenciales que siempre nos pillan con el pie cambiado.

Son, además, un tipo de fenómenos que no suelen ayudar con la sequía. Primero, porque por su naturaleza suelen ‘romper’ en la parte baja de las cuencas, cerca del mar (donde hay menos embalses y se vuelve menos versátil). Segundo, porque a menudo ni siquiera llevan mucha agua. Lo que ocurre es que cae de golpe en un sitio muy concreto. Y, tercero, porque eso hace que todo se colapse y no tenemos capacidad real para retener (y utilizar) buena parte de esas lluvias.

Por suerte, las DANAs solo son uno de los fenómenos meteorológicos que nos podemos encontrar.

Borrascas y borrascas. Normalmente, cuando hablamos de lluvias intensas otoñales, contraponemos las DANAs a las borrascas profundas del Atlántico. Sin embargo, hay un fenómeno muy curioso que nos afecta de vez en cuando: las borrascas frías aisladas (BFA).

No deja de ser algo parecido a una DANA: una masa que era parte de la corriente del oeste y que se desgaja viajando hacia el sur. La diferencia más significativa es que una BFA no está solo en niveles altos. Al contrario, tiene su reflejo en la superficie generándose una borrasca.

¿Qué podemos esperar? En principio, este tipo de borrascas son menos explosivas e impredecibles que las DANAs, pero más pequeñas y dúctiles que las grandes borrascas profundas que nos llegan desde el Atlántico. Sin embargo, tiene asociados frentes (vientos en superficie que ‘barren’ extensas zonas y movilizan el aire) lo que nos permite predecir más fácilmente la lluvia.

Por todo ello, tenemos bastantes certezas de que va a barrer la península, dejando fuertes tormentas y chubascos («que podrían dejar acumulados de precipitación relevantes») en el centro y el este durante el viernes y sábado. Más tarde, un frente frío mojará el oeste del país y llegará debilitado a la meseta.

Un fin de semana frío y pasado por agua. En general, vamos a un fin de semana con importantes bajadas de temperaturas y agua en casi toda la península. Y, aunque parece menos intensa que la DANA de hace unos días, la situación puede complicarse en muchos lugares del país. Ya hemos visto lo que ha pasado en Alcalá de Henares hace unas horas en circunstancias mucho menos intensas.

En Xataka | El huracán Danielle aún tenía una cosa que decir, y era buena: lluvias y borrascas este fin de semana

Imagen | ECMWF


La noticia

Ni DANA ni borrasca: las intensísimas lluvias de este fin de semana tienen otro origen y eso tiene consecuencias

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.