Lo más probable es que los cuerpos que ha presentado México no sean «extraterrestres»: más bien muñecos de papel

Las horas pasan y poco a poco se va esclareciendo (y las pruebas llegando) qué eran en realidad los dos cuerpos supuestamente extraterrestres que se pasearon por el Congreso en México hace dos días. Como contamos en Xataka en este artículo, es la primera vez que México encabeza una audiencia pública de este tipo.

En ella se reunieron investigadores, astrónomos, pilotos, controladores aéreos y políticos llegados de Japón, Argentina, Francia, Brasil y Perú. El asunto a tratar: la existencia de vida extraterrestre y los avistamientos de Objetos Voladores No Identificados (OVNIS), ahora denominados Fenómenos Aéreos No Identificados (FANI).

Lo que más llamó la atención del evento fue cuando se le dio turno de palabra al periodista y también presentador del programa Tercer Milenio, Jaime Maussan, quien presentó a la audiencia dos ejemplares de cuerpos de lo que supuestamente eran habitantes de otros mundos y que tenían más de 1.000 años. «No estamos solos», exclamaba.

Señalaba que los datos que tienen han sido analizados por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Una investigación (que tampoco hemos podido encontrar en Internet o no es pública) que sugiere, mediante análisis de carbono 14, que esos cuerpos se mantuvieron sepultados por un milenio dentro de una diatomea, un alga que no permite el crecimiento de bacterias ni hongos.

El ufólogo hacía hincapié en que estos cuerpos presuntamente extraterrestres estaban enterrados. Supuestamente, forman parte de las nueve “momias” encontradas en Cuzco (Perú) en 2017. Su fisonomía no corresponde a la de un humano (tienen tres dedos y cráneos alargados), pero cuentan con características similares.

Sin embargo, las voces científicas que dudan de su veracidad se han ido amontonando en las últimas horas y hablan de “fraude” y «falsificaciones construidas con partes humanas reales». Incluida la universidad mexicana que citaba el propio ufólogo, quienes ahora se desmarcan de esas afirmaciones y rechazan que, a partir de sus estudios, se pueda establecer que los cuerpos disecados que mostró Maussan en el Congreso pertenezcan a extraterrestres.

La comunidad científica lo desmiente

El ufólogo aseguró que a través de la prueba de carbono 14 elaborada por dicha universidad se determinó que los restos encontrados tenían más de 1.000 años. Pero desde el Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) aclaran en un comunicado que los trabajos de datación por carbono 14 que hicieron en su laboratorio «únicamente están destinados a determinar la antigüedad de la muestra y en ningún caso hacen conclusiones sobre el origen de dichas muestras».

Pese a que la comparecencia se ha hecho viral en todo el mundo, el prestigioso paleoantropólogo español Miguel Botella señala que lo mejor que podemos hacer es no prestar atención a Jaime Maussan pues considera que estamos ante «una farsa» y «un burdo montaje» que no merece credibilidad: «Simplemente viéndolos, pienso que no son ni humanos ni extraterrestres, yo creo que son muñecos, no cuerpos desecados», explicaba el director del Laboratorio de Antropología de la Universidad de Granada en este artículo de El Mundo, donde destaca también lo «estereotipados» que están las criaturas que ha mostrado.

De hecho, no le falta razón. La Fiscalía peruana concluyó en 2017 (cuando se encontraron estos cuerpos), en base a un informe del Instituto de Medicina Legal, que las figuras eran «muñecos manufacturados de data reciente, los cuales han sido cubiertos con una mezcla de papel y pegamento sintético para simular la presencia de piel.

En palabras del arqueólogo y experto forense Flavio Estrada: «Lo que descubrimos fue que la presunta piel estaba compuesta de una mezcla de pegamentos, fibra vegetal, papeles molidos, gomas… y que los huesos sobre los cuales se habían montado eran de animales; es decir, les habían cortado la parte del hocico y habían usado solamente el medio del cráneo, y en la parte posterior, donde está el occipital, habían elaborado la cara de estos ‘extraterrestres’».

Imagen: History Channel

En Xataka | Si queremos encontrar vida extraterrestre, ya sabemos en qué punto del espacio debemos buscar: la «zona terminator»


La noticia

Lo más probable es que los cuerpos que ha presentado México no sean «extraterrestres»: más bien muñecos de papel

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Albert Sanchis

.