Hemos llegado al «peak streaming»: las plataformas llevan medio año reduciendo sus producciones originales

El panorama general del streaming lleva unos meses revolucionado. Tanto los espectadores como las plataformas perciben que aquel momento febril de producción incesante que llevaba a marcas como Netflix a lanzar un número completamente insensato de producciones propias cada mes, ha pasado. De hecho, las cifras comienzan a revertirse.

Dos meses de descenso. Atrás quedó aquella política de avalancha de estrenos de plataforma como Netflix (a la que la plataforma incluso puso nombre: «superservir»). Ahora, en su lugar tenemos el proceso contrario: llevamos seis meses, dos trimestres completos, en los que la cantidad de producción propia de las plataformas ha descendido, después de un pico absoluto en el último trimestre del año pasado.

Un claro retroceso. En un estudio publicado por Parrot Analytics se puede ver claramente cómo ha sido el descenso y el aumento previo. Entre 2019 y el segundo trimestre de 2022, el aumento de originales en plataformas de streaming llegó a doblarse. El pico se alcanzó, como decíamos, en el último trimestre de 2022. A partir de ahí empezó el descenso durante dos trimestres consecutivos que muy posiblemente se conviertan en tres. En cualquier caso, es dudoso que se vuelvan a ver las cifras de 2022.

La huelga no tiene la culpa. Cabría pensar que las recientes huelgas de guionistas y actores han podido tener algo que ver con este descenso, pero sería un cálculo erróneo. La primera de ellas comenzó en mayo y la segunda, en julio. Sin duda han llevado a una ralentización de las producciones, pero sus efectos aún son imperceptibles. Eso sí, muchas de las plataformas pueden estar guardándose contenidos ya producidos en previsión de que las huelgas se alarguen y nos toque vivir un otoño (y más allá) sin producción de ningún tipo.

Vacas flacas. Esta tendencia de reducir producción y escatimar en gastos forma parte de las muchas medidas que están tomando las plataformas para afrontar las diversas crisis que están estrangulando los bolsillos y que en algunos casos como el de Disney, podría ser incluso superior a lo que se creía. Por ejemplo, la compañía propietaria de Marvel, Star Wars y Fox habría llegado incluso a ser demadada por sus propios inversores por ocultar los verdaderos costes de explotación de la plataforma para alcanzar las elevadas cifras de crecimiento previsto.

Un 90% menos. A principios de julio, Bloomberg publicó un informe que decía que los beneficios de las grandes compañías de streaming habían caído un 90% en la última década. Las cifras cantan: 23.400 millones de dólares en 2013, 2.600 millones de dólares en la actualidad. Se trata de una clara línea descendente que está afectando a cada plataforma de un modo distinto.

Todas pierden. Cada una a su manera, casi todas las plataformas están reaccionando. Estos recortes en producción propia de los que hablamos forman parte de maniobras más amplias: Warner no solo fusionado HBO Max y Discovery+, sino que lleva un año retirando series de sus plataformas; Disney ha hecho otro tanto de lo mismo con series tan recientes como ‘Willow’; de Netflix se intuye que va a cancelar series con mano (aún) más dura de lo habitual, pero está claro que decisiones como la de impedir que se compartan cuentas y lanzando nuevos planes con anuncios forman parte de estrategias de ahorro. Ah, y por supuesto, todas suben sus tarifas. Hay que prepararse para lo que pueda venir.

Cabecera: Unsplash

En Xataka | Netflix hizo una apuesta arriesgada cuando lanzó ‘One Piece’. De momento le está saliendo redonda


La noticia

Hemos llegado al «peak streaming»: las plataformas llevan medio año reduciendo sus producciones originales

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.