Hay pisos a la venta por 50.000 euros en Madrid. Sólo hay un problema: vienen con okupas dentro

Hace unos días me encontraba navegando por el portal inmobiliario Idealista cuando, para mi sorpresa, me topé con una vivienda relativamente barata en el centro de Madrid. Era un tercero, exterior, con muchas facilidades y lo que es más importante: su ubicación era maravillosa. Mientras no podía creer lo que veían mis ojos y hacía scroll down para encontrar el número de teléfono del vendedor, me percaté de una parte en la descripción que se llevó de un plumazo mi excitación: la casa venía con okupas dentro.

En cierto modo, me había llamado la atención que no había tantas fotos como suele haber en otras entradas del portal. Y luego aquella parte del texto confirmaba el peor de todos mis temores: que el piso había sido ocupado y que ellos no se hacían cargo del «desalojo». Vamos, que lo compras y ya te buscas tú la vida. Indagando, la plataforma acumula cientos de viviendas a precios super reducidos con okupas dentro.

Comprar casas con okupas dentro se ha convertido en una práctica cada vez más común. La principal ventaja es, claro está, el precio: tanto los pisos de bancos como los de dueños a quienes les han ocupado las propiedades venden estos inmuebles a un precio menor al de mercado porque quieren deshacerse de ellos lo antes posible. Aunque los costes de desalojo son altos, y la paciencia necesaria lo es aún más, las casas con okupas pueden convertirse en una oportunidad de inversión.

De hecho, según idealista, algunos bancos han puesto a la venta este año 217 casas y pisos okupados desde 7.000 euros. Desde chalets de seis dormitorios a inmuebles en el centro de las ciudades.

En la capital se encuentra a la venta una vivienda en la zona Barajas. ¿Precio? 224.600 euros por 98 m2, tres habitaciones y dos baños. En Villaverde Alto se oferta otro con 64 m2, dos dormitorios y un baño por 69.000 euros. En Toledo podemos encontrar este chalet en la localidad de Hormigos, con una superficie de 252 m2, tres dormitorios y dos baños. Sólo vale 140.000 euros. En Barcelona hay hasta 13 viviendas okupadas a la venta, algunas de ellas muy céntricas. Esta en El Raval vale 158.000 euros y tiene 77 m2 con tres dormitorios.

Palma de Mallorca es otro caso fascinante: hay más de 23 pisos a la venta con precios inferiores a los 170.000 euros que tienen okupas. Los propietarios exigen el pago al contado y no ofrecen ninguna garantía del estado actual de la vivienda, lo que reduce a inversionistas las posibilidades de venta.

¿Qué hacer en estos casos?

Lo primero que hay que saber es qué es en realidad un okupa y en qué se diferencia de un inquilino moroso. El primero es aquella persona que entra en una vivienda y se establece en esta sin el consentimiento de su propietario. Al no estar habitada, las penas son menos graves que en el allanamiento de morada. Los segundos son antiguos inquilinos que entraron con un contrato pero que se niegan a seguir pagando el alquiler.

Con esto claro, hay que tener en cuenta que el tiempo estimado para echar a un inquilino que no paga el alquiler oscila entre 6 y 12 meses. Y el tiempo medio para echar a un okupa y recuperar la vivienda es de 20,5 meses, según datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Es decir, casi dos años.

Según Idealista, lo primero es informarse de los detalles de la vivienda y si tiene cargas añadidas. Luego, saber quién es su dueño: si una persona o un banco. Y en caso de ser de un banco, investigar si ya existe un proceso penal en curso contra los okupas. Al comprar una casa ocupada ilegalmente a un banco, puedes asumir el lugar del banco en dicho proceso. Tampoco hay que olvidar que los bancos no conceden préstamos para la compra de piso okupados, ya que se necesita realizar una tasación al inmueble, que en este caso no se podría visitar.

El 2 de julio de 2018 se estableció una ley que establece un proceso de desahucio express específico para okupas. Para hacerlo, primero hay que presentar una demanda firmada por un abogado y un procurador con pruebas del título de propiedad de la vivienda, cualquier contrato existente, registros de impagos y cualquier otro documento que confirme que un tercero está ocupando la propiedad sin consentimiento.

Como decíamos antes, el tiempo estimado para que se produzca un desalojo es muy alto. Para que sea inmediato, se les tiene que pillar a los okupas cometiendo el delito antes de que tomen «posesión» de la vivienda. En ese momento, el propietario puede llamar a la policía para echarles. El problema es que eso casi nunca sucede, así que el tiempo de papeleo y acciones judiciales se hace mucho más largo.

Imagen: Unsplash

En Xataka | España es uno de los países de Europa más preocupados por la okupación… Y uno donde menos se produce


La noticia

Hay pisos a la venta por 50.000 euros en Madrid. Sólo hay un problema: vienen con okupas dentro

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Albert Sanchis

.