Ford tiene una idea para lograr la autonomía infinita en coches eléctricos. No le será fácil ejecutarla

La obsesión por mejorar la autonomía en coches eléctricos es ya una constante entre los fabricantes. El gran talón de Aquiles de los EV no tiene una solución rápida aparente, más allá de las mejoras en las tecnologías de las baterías y avances en la carga rápida.

Ford registró una patente el pasado mes de julio para plantear un escenario utópico, aunque técnicamente posible: el de coches eléctricos que se recargan de forma autónoma mientras circulan por la carretera. ¿La clave? Bobinas de carga inalámbrica.

La obsesión por mejorar la autonomía en coches eléctricos es ya una constante entre los fabricantes. El gran talón de Aquiles de los EVs no tiene una solución rápida aparente, más allá de de carga incrustadas en la propia carretera. Esto permitiría al vehículo recargarse mientras viaja.

Una idea loca que no va por el mal camino

Dado que la eficiencia en la carga inductiva depende en gran parte de la perfecta alineación entre receptor y bobina de carga, Ford propone el uso de los propios radares y sensores del vehículo para que, de forma autónoma, el coche sea capaz de alinearse de la forma más precisa.

Esto se lograría mediante un sistema de detección y mapeo completo de la trayectoria del vehículo, el punto clave para lograr que la carga sea efectiva, sobre todo cuando circulamos a altas velocidades.

Por descabellada e inviable que parezca la idea (sobre todo por los costes derivados de crear una red de carga a lo largo del pavimento de las carreteras), Ford no es la única compañía que ha fantaseado con la carga inalámbrica para coches eléctricos. La propia Tesla adquirió la alemana Wiferion, una operación de 76 millones de dólares para adquirir una de las compañías líderes en carga por inducción.

Del mismo modo, los estándares de carga inalámbrica, como WPT, proponen cargas de hasta 11 kW con una eficiencia del 94% y la promesa de cargar el coche a una distancia de hasta 25 centímetros. Este estándar pone sobre la mesa, además, la compatibilidad universal para que todo aquel coche que quiera adoptar la tecnología pueda cargar.

Fabricantes como Volvo o Tesla están invirtiendo en tecnologías de carga inalámbrica. Puede que no esté tan lejos como parece

Fabricantes como Volvo aseguran que son capaces de lograr recargas superiores a 40 kW mediante plataformas inalámbricas, habiendo hecho ya pruebas con el Volvo XC40 Recharge y demostrando el éxito de esta propuesta.

Puede que el futuro no nos depare autonomía infinita, pero un escenario a medio plazo en el que baste con aparcar el coche en una plataforma inalámbrica para empezar a recargarlo es más que posible.

Imagen | Xataka

En Xataka | Cómo cargar nuestro coche eléctrico: dónde, cuándo y cómo tener las baterías siempre a punto


La noticia

Ford tiene una idea para lograr la autonomía infinita en coches eléctricos. No le será fácil ejecutarla

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Ricardo Aguilar

.