Una decena de robotaxis desencadenaron un caos en San Francisco. La respuesta de Cruise: «retrasos de conectividad»

El despliegue de los robotaxis, también conocidos como taxis autónomos, sigue avanzando. A medida que los coches sin conductor logran mejoras notables se presentan como una alternativa cada vez más práctica y segura que promete mitigar la congestión vehicular e incluso reducir la siniestralidad los accidentes de tráfico.

San Francisco se ha convertido en uno de los motores más importantes para esta alternativa de transporte. Compañías como Waymo y Cruise llevan bastante tiempo probando en las calles de esta ciudad estadounidense sus coches autónomos: El objetivo está claro: demostrarle al mundo que pueden funcionar a gran escala.

Cuando el sistema no funciona correctamente

Pese a la oposición de algunos activistas, bomberos y policías, y de singulares métodos de boicot y protesta, los robotaxis consiguieron la semana pasada una importante victoria en San Francisco: la Comisión de Servicios Públicos de California (CPUC) otorgó un permiso a Waymo y Cruise para que sus robotaxis operen todo el día.

El debut de las operaciones comerciales de 24 horas para los robotaxis de las compañías vinculadas a Alphabet y General Motors estuvo lejos de ser perfecto, pues una serie de incidentes registrados empañaron el logro conseguido e incluso provocaron una reacción negativa de la Junta de Supervisores de San Francisco.

Según recoge CBC, el primero de los contratiempos se produjo tan solo un día después de que la CPUC otorgara el reciente permiso. El viernes 11 de agosto por la noche, los robotaxis de Cruise desencadenaron un caos de tráfico en San Francisco. En concreto, una decena de sus coches se detuvieron sin razón aparente en North Beach.

Robotaxi de Cruise

Algunos usuarios de X (antes Twitter) retrataron el episodio con vídeos e imágenes. Las publicaciones de FriscoLive415, por ejemplo, muestran varios robotaxis de Cruise sin moverse sobre Grant Avenue. Aquel episodio, según cuentan en las redes sociales, duró aproximadamente 20 minutos, y no había forma de mover los coches.

Esta no es la primera vez que San Francisco protagonista este tipo de episodios en los que no se puede obtener una solución inmediata. A principios de este año una patrulla de policía detuvo un vehículo de Cruise por circular sin las luces de noche puestas. Y claro, poco podía hacer el agente al respecto porque sencillamente no había nadie al volante.

Volviendo a lo sucedido la semana pasada, desde la subsidiaria de General Motors salieron a dar explicaciones. Tal como podemos ver en una respuesta oficial, el atasco tuvo origen en problemas de conectividad móvil. Por lo que podemos ver, los coches no pueden funcionar normalmente si se interrumpe su conexión con Internet.

“Un evento provocó restricciones de ancho de banda inalámbrico que causaron retrasos en la conectividad de nuestros vehículos. Estamos investigando activamente y trabajando en soluciones para evitar que esto vuelva a suceder. Pedimos disculpas a quienes se vieron afectados”, ha dicho Cruise.

Robotaxi atascado en San Francisco

Entre los otros incidentes registrados durante la última semana encontramos el de un robotaxi, también de Cruise, que acabó atascado en el cemento de un proyecto de pavimentación en Western Addition. Con el paso de los días sabremos si estos coches siguen siendo protagonistas de eventos desconcertantes o si las compañías detrás de estos consiguen hacer los ajustes necesarios para mejorar su funcionamiento.

Imágenes: Friscolive415 (X) | Cruise

En Xataka: CATL tiene una nueva batería de potencial revolucionario para el coche eléctrico: 400 kilómetros en 10 minutos


La noticia

Una decena de robotaxis desencadenaron un caos en San Francisco. La respuesta de Cruise: «retrasos de conectividad»

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Marquez

.