EE.UU. asesta un duro golpe: prohíbe o restringe las inversiones tecnológicas de sus empresas en China

Mazazo sin paliativos e histórico de EE.UU. sobre China. Estamos siendo conscientes de, como hemos dicho siempre, la Guerra Fría 2.0. Si todo venía caliente desde hace dos años aproximadamente, ahora está dinamitando y las heridas comienzan a hacerse notar, pero lo de hoy, ya avisamos, iba a ser un golpe contundente. EE.UU. prohíbe o restringe las inversiones de sus empresas de tecnología y chips en China. ¿Hasta qué punto?

Pues hasta un punto realmente delirante si lo viésemos años atrás. El objetivo sigue siendo el mismo, profundiza en lo mismo: evitar que China avance con ayuda de empresas, personal o de cualquier manera desde EE.UU. Debido a esto, Biden ha lanzado el penúltimo órdago, porque si algo tenemos que tener claro es que no es el golpe definitivo, pero se acerca.

EE.UU. prohíbe o restringe las inversiones de sus tecnológicas en China

Seamos concretos y directos. Tres áreas o sectores se van a ver afectados desde hoy mismo en América con respecto a China:

Semiconductores y microelectrónica.
Tecnologías de Información Cuántica.
Sistemas de Inteligencia Artificial.

Golpe a la base de flotación, que podemos opinar que llega, o no, tarde, pero que supone cortar una pierna a China, mientras que la otra está dañada, seriamente dañada, por todas las sanciones que hemos ido viendo en el proceso durante años.

Se lo están tomando tan en serio desde Estados Unidos que Biden ha afirmado en su discurso que esto es una emergencia nacional, y que hay que parar el avance de países como China «en tecnologías sensibles y productos críticos para las capacidades militares, de inteligencia, de vigilancia o cibernéticas».

Como era de esperar, China está disgustada y ha lanzado un comunicado escueto diciendo que están muy insatisfechos y que se opinen al hecho de introducir estas medidas sobre la inversión hacia China.

Biden no está solo, sus aliados, con la UE y Japón a la cabeza, irán detrás

El problema que tenemos nosotros y los japoneses es que dependemos de la tecnología americana como ellos dependen de la nuestra. Si no hay un hilo conductor argumental de sanciones por las tres partes el lazo se rompe y todos nos haríamos dumping de varias maneras.

ASML depende de tecnología japonesa y americana. Intel depende de ASML y Bosch, entre otras, para sus herramientas y escáneres. Tokyo Electron más de lo mismo, y así con una decena de empresas punteras a nivel mundial, todos dependen de todos, el que menos depende del resto son los americanos, pero China no tiene amigos ya en este club, está sola, y Rusia no es precisamente un baluarte en tecnología.

Por eso, Biden ha estado en permanente contacto con sus socios para trazar estas medidas, que deberían ser replicadas en mayor o menor calado por el resto en breve. Chuck Schumer, líder demócrata del Senado, comentó lo siguiente al respecto:

«Hoy, Estados Unidos está dando un primer paso estratégico para garantizar que la inversión estadounidense no se destine a financiar el avance militar chino».

Además de lo dicho, se esperan medidas precisas y tecnológicas en cuanto a sectores más concretos, como la IA y sus chips, por lo que este solo es otro paso más de EE.UU. para seguir dinamitando a China en inversiones y tecnología.

La entrada EE.UU. asesta un duro golpe: prohíbe o restringe las inversiones tecnológicas de sus empresas en China aparece primero en El Chapuzas Informático.