Wi-Fi 6 frente a Wi-Fi 5, cinco razones por las que vale la pena dar el salto

El estándar Wi-Fi 6 representó un avance muy importante frente al Wi-Fi 5, aunque es cierto que la transición a dicho estándar está siendo un poco más lenta de lo esperado. Esto tiene una explicación, y es que para poder aprovecharlo necesitamos un router nuevo compatible con dicho estándar, y también hacen falta dispositivos que sean compatibles con el mismo.

Si utilizamos un router Wi-Fi 6 con dispositivos limitados a Wi-Fi 5 no habrá ningún problema, ya que este es retrocompatible y se comunicará con estos a través del estándar Wi-Fi 5, pero en este caso no estaremos aprovechando su máximo potencial, como es evidente. Lo mismo ocurriría con dispositivos limitados a estándares inferiores, como Wi-Fi 4.

Para poder aprovechar ese nuevo estándar es necesario invertir dinero en un nuevo router, algo que ha llevado a muchos usuarios a preguntarse si realmente vale la pena dar el salto al estándar Wi-Fi 6. La respuesta puede variar en casos concretos, pero en líneas generales, si tenemos dispositivos compatibles con dicho estándar que utilizamos a diario, la respuesta es un sí rotundo.

Cinco razones por las que vale la pena invertir en un router compatible con Wi-Fi 6

1.-Mayor velocidad de conexión a Internet

Con el estándar Wi-Fi 6 podemos mejorar la velocidad de conexión a Internet e incrementarla hasta en un 40%. El máximo de velocidad teórico que podríamos conseguir con este estándar es de unos impresionantes 9,6 Gbps, una cifra que equivale a 1.200 MB/s, es decir, 1,2 GB/s.

A esa velocidad, una descarga de 60 GB solo tardaría 50 segundos en completarse, y podrías disfrutar de contenidos multimedia en alta resolución en varios dispositivos de forma simultánea sin ningún tipo de problema. Es una de las ventajas más importantes de tener una conexión a Internet con un alto ancho de banda.

2.-Seguridad mejorada

El estándar Wi-Fi 6 mejora notablemente la seguridad frente al estándar Wi-Fi 5 gracias al cifrado WPA3, que es más fiable y seguro, y representa una capa de protección adicional frente al WPA2, ya que estamos hablando de un cifrado de 192 bits frente a otro de 128 bits.

Obvia decir que contar con un cifrado más seguro y menos vulnerable equivale a una red inalámbrica mejor protegida, y a unas transferencias de datos más seguras y privadas.

3.-Mayor eficiencia y autonomía

Esto quiere decir que gracias al estándar Wi-Fi 6 se reducirá el consumo de nuestros dispositivos al estar conectados a dicha red. Esto es posible gracias a la tecnología Target Wake Time, que gestiona de forma más eficiente los tiempos de acceso y conexión a la red y los modos de reposo y suspensión, de manera que nuestros dispositivos no entrarán en ciclos de conexión y desconexión innecesarios.

Con la mejora de la gestión de los tiempos de acceso, y de la entrada y salida del estado de reposo, se mejora considerablemente la autonomía de los dispositivos conectados, y esto puede ayudarnos a reducir el consumo de batería y los ciclos de carga en smartphones, portátiles, tablets y otros.

4.-Mejoras en entornos multidispositivo

Sin duda uno de los avances más importantes de este nuevo estándar. Gracias a la utilización de la tecnología MU-MIMO potenciada para soportar una mayor cantidad de dispositivos, y a la concurrencia de esta con la tecnología OFDMA.

Con la tecnología OFDMA, siglas de acceso múltiple por división de frecuencia ortogonal, se permite la transmisión simultánea de datos a varios usuarios en un mismo canal tanto en subida como en bajada. De esta manera es posible entregar datos a varios dispositivos al mismo tiempo, aunque en cantidades más pequeñas.

5.-Menos interferencias y latencia

El estándar Wi-Fi 6 reduce las interferencias gracias a la tecnología Color BSS, que asigna colores a las distintas redes para poder diferenciar la señal que proviene de nuestra red de aquellas que son ajenas a nosotros. Si los colores no coinciden, no tiene en cuenta esas redes.

Con este estándar la latencia también se reduce de forma considerable, y podemos llegar a unos 10 milisegundos de media, una cifra que es muy superior a los entre 30 y 60 ms que podemos tener con estándares anteriores.

Contenido ofrecido por AVM FRITZ!

La entrada Wi-Fi 6 frente a Wi-Fi 5, cinco razones por las que vale la pena dar el salto se publicó primero en MuyComputer.