PS5 Pro dará el salto al nodo N4P de TSMC, te contamos por qué es importante

El lanzamiento de PS5 Pro está previsto para finales de 2024, una fecha que tiene mucho sentido a tenor de las últimas informaciones que hemos visto, y también encaja a la perfección con el propio ciclo de vida de PS5, ya que dicha consola llegó al mercado a finales de 2020. Esto quiere decir que Sony lanzaría a su sucesora intergeneracional cuatro años después de la llegada del modelo original, y ambas coexistirán durante varios años.

Incluso cuando se produzca el lanzamiento de PS6, una consola que en teoría llegará al mercado en 2028, la generación actual seguirá recibiendo nuevos títulos durante un periodo aproximado de entre dos y tres años, así que los poseedores de una PS5 no tendrán nada de lo que preocuparse en este sentido.

No obstante, es evidente que al final habrá una diferencia importante a nivel técnico entre aquella y PS5 Pro, y que dicha diferencia será aún mayor si la comparamos con PS6, por lo que muchos se sentirán compelidos a dar el salto a la nueva generación de Sony, algo que de hecho ya ocurrió en su momento con PS4 Pro, y con los que pasaron directamente de PS4 a PS5.

Así es la APU de PS5

En cuanto a PS5 Pro, sabemos que una de las mejoras clave estará en su nueva APU de AMD, un chip que mantendrá el diseño de núcleo monolítico y que tendrá una CPU de 8 núcleos y 16 hilos y una GPU Radeon de AMD. No sabemos si dicha GPU estará basada en la arquitectura RDNA2 o en RDNA3, pero se rumorea que contará con 3.840 shaders y que estará fabricada en el nodo N4P de TSMC.

Que no te engañe la nomenclatura de ese nodo, no se trata de un proceso de 4 nm, sino de un nodo de 5 nm mejorado, es decir, de una evolución del nodo N4 de TSMC. La PS5 original llegó al mercado con una APU fabricada en el nodo de 7 nm, y en futuras revisiones Sony acabó adoptando una revisión de dicho chip conocida como Oberon, que utiliza el nodo de 6 nm.

Con las últimas filtraciones de información relacionada con PS5 Pro se rumoreaba que esta consola podría dar el salto al nodo de 3 nm, pero esto no se sostiene por ningún lado por dos razones clave. La primera el coste por oblea de dicho proceso, que es muy alto, lo que supondría que Sony tendría que acabar incrementando el precio de PS5 Pro para compensarlo. Por otro lado hay que tener presente que saltar a dicho nodo, y asumir un mayor coste, no compensaría a nivel de escalado en términos de rendimiento y de eficiencia.

En resumen, el nodo N4P de TSMC sería sin duda la opción más interesante porque se perfila como la más equilibrada en relación coste-prestaciones, y porque Sony no tendría que asumir el riesgo de afrontar posibles problemas de suministro por parte de TSMC, ya que esta es capaz de cocinar y de suministrar una buena cantidad de obleas sin ningún tipo de problema.

Imagen cortesía de Anandtech.

Sería importante que PS5 Pro utilice el nodo N4P porque, en definitiva, supondría una leve mejora en términos de rendimiento con el mismo consumo, lo que se traduciría en una mayor eficiencia. Esto implicaría un menor consumo energético y menos calor generado, lo que permitiría a Sony compensar ese aumento de potencia que tendríamos a nivel de CPU y, sobre todo, a nivel de GPU.

Por otro lado hay que tener en cuenta que el nodo N4P reduce el tamaño de los transistores comparado con el nodo de 6 nm, lo que permite obtener una mayor cantidad de chips por oblea. Al tratarse de un nodo bastante maduro, también sería posible conseguir una alta cantidad de unidades totalmente funcionales.

La entrada PS5 Pro dará el salto al nodo N4P de TSMC, te contamos por qué es importante se publicó primero en MuyComputer.