España ya está acostumbrada a que no gobierne la lista más votada. No siempre ha salido bien

El Partido Popular ha ganado las elecciones con unos 8 millones de votos, por los 7,7 millones del PSOE. Consigue así ser la lista más votada de España, pero no tiene asegurado poder formar gobierno. Por ello Feijóo ha puesto de nuevo encima de la mesa el debate sobre dejar gobernar a la lista más votada, para evitar un «bloqueo político» del país. Aunque no es habitual, tampoco es la primera vez en España que tenemos una situación así.

La lista más votada siempre ha sido la primera en intentar formar gobierno. La aparición de partidos nuevos como Podemos/Sumar, Ciudadanos o Vox ha modificado el panorama del Congreso, pero los dos grandes partidos hegemónicos siguen alternándose. Es a los candidatos de estos dos partidos a quienes el Rey ha encargado desde hace más de 30 años la responsabilidad de formar gobierno.

El ejemplo más claro de lo complejo que es alcanzar un acuerdo fue con las Elecciones Generales de 2015, donde el PP de Mariano Rajoy consiguió mayoría simple. El Rey encargó a Rajoy formar gobierno, pese a que no contaba con ningún apoyo y ya se había anunciado que el PSOE sí contaba con Podemos. Una propuesta para formar gobierno que fue rápidamente declinada por parte del PP.

A la segunda tampoco va la vencida. Después de aquello, el Rey mandó formar gobierno al PSOE y Pedro Sánchez. Sin embargo, tampoco consiguió los apoyos necesarios y se fue a una repetición electoral. Unas Elecciones Generales de 2016 que dejaron de nuevo una mayoría simple del PP.

Esto nos deja un dato. Hasta la fecha han habido solo dos caminos: o gobierna la lista más votada o hay repetición de elecciones, porque hasta ahora el segundo no ha logrado nunca los apoyos suficientes para la investidura.

La situación única que dejó la moción de censura. La XII legislatura de España fue difícil. Tras cuatro meses de negociaciones, finalmente Mariano Rajoy fue investido con una abstención del PSOE. Sin embargo, en 2018 hubo la moción de censura y se produjo la investidura de Pedro Sánchez.

Únicamente en esa legislatura es cuando se produjo el hecho de que el Presidente del Gobierno no pertenecía a la lista más votada.

Fue Felipe González quien creó esta norma. La idea de la lista más votada no es nueva. Fue en las elecciones de 1996 cuando se impuso esta norma no escrita que deja sin efecto los posibles intereses de los partidos minoritarios.

Felipe González ofreció la investidura a José María Aznar, pese a que podría haber intentado un pacto con CiU. El papel de Jordi Pujol de aceptar esta situación fue determinante e incluso Aznar llegó a confirmar que convocaría elecciones anticipadas en caso de que CiU no aprobase los presupuestos. A raíz de las elecciones generales de 2023, Felipe González ha vuelto a defender esta idea.

Madrid, Barcelona y un sinfín de ejemplos de que no gobierna la lista más votada. Se da el caso de que la mayoría de ayuntamientos tienen alcaldes que no forman parte de la lista más votada. En Madrid, en 2019 la lista más votada fue la de Manuela Carmena con 19 concejales, por los 15 del PP.

En Barcelona la lista más votada este año fue la de Trias con 11 concejales, pero finalmente el ayuntamiento ha ido a parar a PSC con 10 concejales. Volviendo a 2019, en Zaragoza salió como alcalde Jorge Azcón del PP, pese a que tenía dos escaños menos que el PSOE.

A nivel de Comunidades Autónomas también es habitual. Isabel Díaz-Ayuso fue presidenta en 2019 gracias al apoyo de Ciudadanos, pese a que la lista más votada fue la del PSOE. O el PP de Javier Arenas en 2012 en Andalucía, que no gobernó por una alianza entre PSOE e Izquierda Unida.

Los partidos nacionalistas tienden ahora hacia la izquierda. El debate sobre la lista más votada es asimétrico. En estos momentos hay una tendencia hacia apoyar al PSOE en vez de al PP entre los partidos nacionalistas más conservadores. Es el caso de Junts (que sustituye el espacio de CiU) y el PNV. Dos partidos nacionalistas conservadores que en los últimos años han optado por alejarse del eje de derechas.

Esta posición del resto de partidos es lo que ha llevado al PSOE a abandonar la idea de la lista más votada. Si todo el arco político de España se mantuviera indiferente, el debate sería muy distinto. Para formar gobierno el Partido Popular no debe centrarse en los números, sino en las propuestas para convencer al resto.

En Magnet | El extraño caso del pueblo en el que ganó las elecciones la lista menos votada


La noticia

España ya está acostumbrada a que no gobierne la lista más votada. No siempre ha salido bien

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Enrique Pérez

.