El Hubble detecta fragmentos de Dimorphos

Con permiso del excepcional James Webb, el Hubble sigue siendo la gran referencia en telescopios espaciales. Sus décadas de servicio, las impresionantes imágenes que nos ha proporcionado con el paso de los años, así como su resistencia y longevidad (aunque, lógicamente, ya ha sufrido varios achaques propios de su edad), ha ocasionado que sea, para muchos, uno de los mayores éxitos de la historia de la ingeniería, y con mucha razón.

De hecho, cuando se empezó a trabajar en el proyecto del James Webb, que originalmente iba a ser puesto en órbita bastantes años antes, lo planteado era que se empleara para sustituir al Hubble, pues prácticamente nadie imaginaba que su vida útil llegaría a extenderse tanto como lo ha hecho finalmente. Y aunque ahora son las imágenes del James Webb las que despiertan el interés de la mayoría (y esto también es lógico, pues son espectaculares), el veterano telescopio todavía sigue observando el Universo y proporcionándonos imágenes e informaciones destacables.

El último ejemplo de ello, por el momento, lo encontramos en la publicación más reciente del sitio web que la agencia espacial estadounidense dedica al telescopio, en la que se informa de que el Hubble ha detectado fragmentos de Dimorphos, unos restos que tienen su origen, como seguramente ya habrás deducido, en la colisión de DART que tuvo lugar el pasado mes de octubre, y que supuso, al menos con los datos actuales, un enorme éxito.

Por si no lo recuerdas, DART (Test de Redirección de Doble Asteroide por sus siglas en inglés) es un proyecto de la NASA que pretendía evaluar si la colisión de un objeto diseñado a tal efecto con un asteroide podía modificar su trayectoria de manera sustancial, un sistema que se podría emplear para evitar el riesgo de asteroides potencialmente peligrosos para nuestro planeta. Las primeras observaciones aportaron datos muy positivos, aunque será la misión HERA de la Agencia Espacial Europea la que, allá por 2026, realice una evaluación in situ de dichos efectos, más allá del cambio de trayectoria.

Un aspecto importante es que, efectivamente, la colisión se tradujo en un cambio importante en la trayectoria de Dimorphos, pero más allá de eso los científicos todavía tienen muchas dudas sobre el resto de efectos de la colisión. Así, la observación efectuada por el Hubble, que ha detectado un total de 37 objetos (con tamaños que van desde menos de uno hasta 6,7 metros de diámetro), y que representan apenas del 0,1% de la masa del asteroide, permite realizar una evaluación más completa de todo lo que provocó DART al impactar con Dimorphos.

Imágenes: NASA, ESA, David Jewitt (UCLA), Alyssa Pagan (STScI)

La entrada El Hubble detecta fragmentos de Dimorphos se publicó primero en MuyComputer.