Estados Unidos está asfixiando a China en su guerra de los chips. Los fabricantes quieren que Biden afloje

La guerra comercial entre China y Estados Unidos no hace más que acrecentarse, y en los últimos meses uno de los grandes campos de batalla ha sido el de los chips. EEUU lleva tiempo estableciendo vetos que impiden que los fabricantes de semiconductores vendan componentes, procesadores y gráficas a empresas chinas, pero eso podría cambiar próximamente.

Reunión con la administración Biden. Como indican en Reuters, varios directivos de empresas como Intel, Qualcomm o Nvidia se han reunido con el equipo del presidente Joe Biden para debatir la situación y las políticas que afectan a las exportaciones tecnológicas a China. Entre los asistentes estaban Antony Blinken, secretario de estado que recientemente viajó a China, o Gina Raimondo, secretaria de comercio.

China es demasiado importante. Los responsables de la fabricación de chips tienen en China a un cliente especialmente importante. Según la Semiconductor Industry Associaton (SIA), el año pasado el país fue responsable de gastar 180.000 millones de dólares en semiconductores, más de una tercera parte del global (555.900 millones).

Chips Act. La llamada CHIPS Act (CHIPS and Science Act of 2022, o H. R. 4346) es una regulación que reservó 52.000 millones de dólares en subsidios para apoyar el desarrollo y adopción de tecnologías de telecomunicaciones y semiconductores. El dinero está orientado a sufragar al menos parte de los gastos de la fabricación de nuevas plantas de producción de chips en EEUU. Raimondo está a cargo de gestionar 39.000 millones de dólares de ese programa de subsidios, y los fabricantes quieren su pedazo de ese pastel.

Piden a Biden que afloje. La SIA pidió esta semana a la administración Biden que «se abstenga de imponer más restricciones» a las ventas de chips a China e instó a este organismo a permitir «que la industria siga teniendo acceso al mercado chino, el mayor mercado comercial del mundo de semiconductores básicos».

Un equilibrio tenso. Las reuniones se han producido poco después del anuncio de China de restringir las exportaciones de galio y de germanio, dos materiales muy importantes en la fabricación de semiconductores.

Y mientras, EEUU planteaba nuevas restricciones. El foco más reciente de preocupación para EEUU ha sido el del desarrollo de sistemas de inteligencia artificial. Por eso llevan tiempo vetando la venta de las tarjetas gráficas más potentes de NVIDIA a China —aunque el país ha tratado de esquivar esas restricciones— y se planteaban nuevas medidas aún más duras. En Nvidia ya avisaron, y la CFO de la empresa, Colette Kress, indicó a finales de junio que eso podría «impactar en nuestros futuros resultados financieros y de negocio».

Imagen | PublicDomainPictures | Maxence Pira

En Xataka | Las empresas con más patentes de IA son precisamente las que menos ruido están haciendo: las chinas


La noticia

Estados Unidos está asfixiando a China en su guerra de los chips. Los fabricantes quieren que Biden afloje

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.