Microsoft firma con Sony mantener Call of Duty en PlayStation. Pudo ser un pacto mucho más amplio

La adquisición de Activision Blizzard por parte de Microsoft va viento en popa. Tras obtener la victoria en los tribunales contra la FTC, ahora la compañía ha firmado un acuerdo con su mayor competidor. Microsoft y Sony han acordado que la saga Call of Duty seguirá disponible en PlayStation.

Un acuerdo vinculante que beneficia a todos. «Esperamos un futuro en el que los jugadores de todo el mundo tengan más opciones para jugar sus juegos favoritos». Con estas palabras ha descrito el acuerdo Phil Spencer, máximo responsable de Xbox.

Call of Duty es una saga que mueve a millones de jugadores y desde Sony temían que la compra de Activision Blizzard pudiera derivar en una exclusividad contra su videoconsola. Nada más lejos de la realidad, pues el objetivo de la saga es ampliar su disponibilidad a más plataformas. Pero el acuerdo vinculante es una llamada a la calma.

El fallo contra la FTC ha acelerado todo. Con la excepción de Reino Unido, lo cierto es que la compra de Activision Blizzard ya no tiene ninguna restricción de los reguladores. La FTC, el regulador estadounidense, ha perdido el juicio que le permitía bloquear la compra.

El caso es que desde Sony confiaban en que el regulador estadounidense «hiciera su trabajo». Una vez han comprobado que esa posición no se dará, alcanzar el acuerdo que llevaba años negociándose ha ido más rápido.

Según declaraciones de Bobby Kotick, CEO de Activision Blizzard, durante el proceso, explican se «ofreció extender el acuerdo de marketing conjunto de Call of Duty con Sony más allá de 2024 para apaciguar las solicitudes de Sony sobre CoD, pero dicen que Jim Ryan rechazó la oferta y que preferiría que los reguladores [de la FTC] simplemente bloquearan el acuerdo de Microsoft.»

Microsoft, comprometida a llevar Call of Duty a más plataformas. Brad Smith, presidente de Microsoft, explica que «desde el primer día de esta adquisición, nos hemos comprometido a abordar las preocupaciones de los reguladores, los desarrolladores de juegos y plataformas y los consumidores. Incluso después de que crucemos la meta para la aprobación de este acuerdo, seguiremos enfocados en garantizar que Call of Duty permanezca disponible en más plataformas y para más consumidores que nunca.»

Esto es una declaración pública de que la intención de Microsoft no es perseguir la exclusividad de Call of Duty, sino incluso potenciar nuevas sagas para PlayStation o incluso las futuras consolas de Nintendo.

No les sale a cuenta. La posición de Microsoft siempre ha sido bastante clara al respecto, explicando que buscar una exclusividad «sólo sería rentable si los juegos de Activision Blizzard fueran capaces de atraer a un número suficientemente grande de jugadores al ecosistema de la consola Xbox, y si Microsoft pudiera obtener suficientes ingresos por la venta de juegos para compensar las pérdidas derivadas de no distribuir dichos juegos en las consolas rivales».

Microsoft ofreció todos los juegos de Activision hasta 2028. Solo se ha firmado Call of Duty. Phil Spencer, de Xbox, ofreció todo el catálogo de Activision hasta 2028. Sin embargo, el acuerdo final ha sido únicamente con Call of Duty.

Según se describe en el proceso judicial, Jim Ryan, de PlayStation, explicaba que la lista que le ofrecieron desde Microsoft «no era significativa». Por ejemplo estaba Overwatch, pero no Overwatch 2. «Representaba una selección particular de títulos antiguos que permanecerían en PlayStation», criticó.

Desde Sony tenían dudas sobre el desenlace y han optado por asegurar 10 años la saga de Call of Duty. Un acuerdo que llega poco antes de que se anuncie el nuevo Call of Duty 2023.

En Xataka | «A la gente le encanta tener un dispositivo en su salón»: el director de Xbox Studios nos cuenta por qué Xbox es fiel a sus raíces


La noticia

Microsoft firma con Sony mantener Call of Duty en PlayStation. Pudo ser un pacto mucho más amplio

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Enrique Pérez

.