Ante otra ola de calor histórica, España se acerca poco a poco a su última frontera: llegar a los 50 grados

Ya está aquí. En los próximos días, más de 20 millones de personas se verán afectadas por un episodio de altas temperaturas que amenaza con hacer historia y pulverizar el récord nacional: los 47.6ºC que se sufrieron en la localidad cordobesa de La Palma en 2021.

Mirando los datos del radar de esta mañana, todo parece indicar que el récord aguantará este envite. Pero mientras vemos como las temperaturas del otro lado del Mediterráneo no han parado de subir, la pregunta es hasta cuándo… ¿Cuándo saltarán el estrecho los 50 grados?

Pero antes… ¿Qué va a pasar ahora? AEMET lo tiene claro, están pasando tres cosas. La primera es «el movimiento retrógrado (de este a oeste) de una dorsal anticiclónica» empujando las bajas presiones hacia el noroeste; la segunda es que con ese movimiento está entrando «una masa de aire muy cálido […] por el Mediterráneo» y la tercera es el ‘horno ibérico‘: «la estabilidad y a la alta insolación propia de la época».

La tormenta perfecta: un episodio de temperaturas muy altas a partir de mañana. Y cuando decimos «temperaturas muy altas» nos referimos a que no son las «normales» para esta época del año. Mientras las previsiones daban para esta semana cifras en torno a los «45º en la ciudad de Sevilla», el umbral de la ola de calor está en 41,2. Si se llegan a esas temperaturas, no tiene sentido hablar de ‘normalidad’.

El que avisa no es traidor. La dorsal ha estado este fin de semana en Túnez y parte de Argelia. El resultado han sido temperaturas generalizadas entre 45 y 50 grados y noches entre los 30 y 35 (rozando los 40 en algunas zonas puntuales). Pero lo importante es que esas temperaturas se han dado en zonas sorprendentemente cercanas a la costa. Pueden pasar muchas cosas en estos días, pero no tiene sentido negar la realidad: la situación es muy mala.

¿De qué depende? De lo de siempre: las condiciones para pulverizar el récord las vamos a tener. Si se llega o no dependerá de dos factores clave: los vientos locales de cada zona y la nubosidad (que, en realidad, incluiría cosas como la calima).

Un buen ejemplo de esto es Aragón. AEMET lleva días barajando temperaturas en torno a los 45 grados en el valle del Ebro, pero finalmente es difícil que se alcance esa cota por el cierzo, un viento de componente noroeste que contendrá los termómetros.

El ejemplo contrario es Granada, donde un cambio del aire a nivel local ha disparado en cuestión de minutos las temperaturas por encima de los 41 grados. El minuto y resultado de la ola de calor está siendo extenuante.

Más allá de los 47,6 grados, también hay problemas. Porque aunque las comarcas cordobesas del valle del Guadalquivir no superen el récord nacional, habrá muchas zonas que sí superen los suyos propios. Por ejemplo, “Jaén y Albacete podrían llegar al récord histórico. Ciudad Real, quizás”, señala Maximiliano Herrera.

El abismo de los 50 grados. Aunque es cierto que, a principios del siglo 20, hubo algunas mediciones (no oficiales) de 50 grados, los meteorológicos lo han asociado a la escasa calidad de la tecnología utilizada. No se han vuelto a repetir cerca de una estación bien calibrada.

Es decir, que hasta la fecha no se han alcanzado, pero la ‘saharización’ de la península nos hace temer lo peor. Y es que hasta que el cambio de la circulación atlántica no nos puso en línea directa con las borrascas oceánicas, la sequía nos había dejado en niveles de humedad de nuestros suelos similares a los del gran desierto.

Es solo cuestión de tiempo. Siete de los 10 años más cálidos en nuestro país se han registrado en la última década. Siete de cada 10. Y eso se refleja en todas las tendencias. Según los datos de Aemet, “en nuestro país, la temperatura ya ha subido 1,7 °C desde la época preindustrial, y 1,3 °C en los últimos 60 años”.

Para que nos hagamos una idea, no es solo que “desde 1951, los días extremadamente cálidos en España han aumentado notablemente»; es que «en la última década fueron 11 veces más frecuentes que los días extremadamente fríos”. Los 50 están llamando a la puerta y esto es solo un aperitivo.

En Xataka | El ‘horno ibérico’ pone el turbo: así es cómo la península va a transformar una masa de aire subpolar en una ola de calor con tintes históricos.

Imagen |


La noticia

Ante otra ola de calor histórica, España se acerca poco a poco a su última frontera: llegar a los 50 grados

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.