“Son demasiado grandes, caras y pesadas”. Toyota cree tener un avance decisivo para las baterías de sus coches eléctricos

Hace apenas tres semanas que desde Nikkei apuntaban a un importante avance de Toyota con sus baterías de estado sólido. Autonomías de 1.200 kilómetros y una tecnología que, sin embargo, debería quedar limitada a los vehículos más costosos. Ahora, Toyota ya promete que sus avances llegarán a toda su gama.

Keiji Kaita, presidente del centro de investigación y desarrollo de Toyota, ha asegurado, en palabras recogidas por Financial Times, que las baterías actuales son «demasiado grandes, pesadas y caras» y que su objetivo como marca es cambiar drásticamente estos adjetivos inherentes al componente.

Kaita también ha asegurado que han hecho un «importante avance» en el desarrollo de estos almacenadores de energía. Las mejoras habrían dado en los materiales que componen las baterías lo que da cancha a Toyota para hablar de baterías de 1.200 kilómetros que se recargan en 10 minutos.

Según la marca, el avance está en la garantía de que estas baterías serán duraderas y les permitirá reducir tamaño, peso y costes tanto en las baterías de electrolito sólido como en las actuales de litio. Una tecnología que debeería estar operando en los coches eléctricos en 2027.

Sin embargo, para mirar al coche eléctrico siguen mirando al híbrido. La compañía espera poder ofrecer sus baterías de electrolito sólido, primero, asociadas a motorizaciones híbridas. Según recogen en Financial Times, el objetivo es ofrecer este tipo de componentes a partir de 2025.

Muchas promesas

Pero pocas certezas, al fin y al cabo. En los últimos meses, las noticias relacionadas con las baterías de electrolito sólido, que prometen autonomías mayores y tiempos de recarga muy reducidos, se han ido multiplicando.

Toyota es una más de todas las marcas que está haciendo grandes promesas respecto a sus desarrollos. Sin embargo, no han ofrecido detalles concretos en los que se hable de densidades energéticas o costes, todas las palabras han versado sobre conceptos generales.

Nissan fue una de las primeras marcas en anunciar que tenían un desarrollo de baterías de estado sólido capaz de escalarlos a la producción de un vehículo de masas. En Corea del Sur han entendido que es parte del futuro y LG, Samsung y SK On están recibiendo el apoyo económico del Gobierno del país para dar pasos adelante en sus investigaciones.

Por su parte, Samsung también ha puesto fecha a la llegada de estos componentes al mercado del coche eléctrico: 2027. BMW apunta a que durante la próxima década la batería de estado sólido será el estándar y que la transición comenzará en 2027, como propone Samsung o Toyota.

De las afirmaciones de Toyota, hay dos cosas que sorprenden. Una de ellas es que habla de producir tres millones de coches eléctricos en 2030, de los cuales aproximadamente la mitad montarán estas baterías de electrolito sólido. Si estos plazos se cumplen, los japoneses seguirían estando muy por detrás de la producción que podríamos esperar de una marca como Toyota.

En 2022, Tesla ya superó el millón de coches vendidos. Pero, este año, va camino de romper todos sus récords, pues han producido sólo en el último trimestre superó con creces los 460.000 coches entregados. Y los analistas apuntan a que a final de año puede acercarse a los dos millones de unidades vendidas. BYD va camino de sumar tres millones de vehículos de nueva energía vendidos (PHEV y eléctricos).

La segunda es que desde Toyota apuntan a que esta tecnología llegará primero a sus vehículos híbridos. La idea puede tener sentido, comprobando cómo se comporta la cadena de montaje con baterías de menor tamaño de una tecnología nueva para, más adelante, escalarla al coche eléctrico.

Los japoneses ya avisaron que no contemplaban al coche eléctrico como vía única para el futuro, aunque su apuesta por este tipo de automóviles se ha redoblado en los últimos tiempos. En Financial Times, sin embargo, dudan de que el conservadurismo de Toyota a la hora de saltar al coche eléctrico esté beneficiando a la marca. Apuntan a que la continua y lenta mejora de lo ya conocido puede ser un camino demasiado lento para una tecnología disruptiva.

En Clean Thecnica también dudan del calendario y de si Toyota llegará a tiempo para recuperar el terreno perdido. De momento, sus pasos con esta tecnología no han sido los más acertados pero parece que, poco a poco, los planes del fabricante japonés están avanzando en la dirección del coche eléctrico.

En Xataka | Toyota cree que la alternativa al coche eléctrico es el hidrógeno líquido. Ahora tiene más problemas

Foto | Toyota


La noticia

“Son demasiado grandes, caras y pesadas”. Toyota cree tener un avance decisivo para las baterías de sus coches eléctricos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alberto de la Torre

.