El ‘horno ibérico’ pone el turbo: así es cómo la península va a transformar una masa de aire subpolar en una ola de calor con tintes históricos

Tic tac. El julio y hace calor, claro, en muchas partes del país. Sin embargo, este calor nos va a parecer una anécdota teniendo en cuenta lo que viene a partir del fin de semana. Y es que, le pese a quien le pese, las predicciones están dando temperaturas en «el percentil 99 de las máximas para las fechas». Mucho calor.

Y, con todo, eso no es lo más interesante.

¿De dónde viene el calor? Lo que estamos a punto de ver (y sufrir) es algo muy curioso: la segunda ola de calor viene con una masa de aire sub-polar bajo el brazo. Sí, tal y como suena. Aunque aún hay margen para que cambie, las previsiones dicen que la masa que va a entrar a lo largo de estos días en la península tiene un importante componente que viene del norte.

Lo explica muy bien Roberto Granda en eltiempo.es, «la composición de las masas de aire en este episodio será, cuanto menos, peculiar. De acuerdo a las previsiones de los modelos atmosféricos, el origen de la masa de aire sobre España sería doble o triple: atlántica, norafricana y subpolar».

¿Cómo es posible? Si viene del norte… ¿no debería ser fría? Sí, pero en esta ocasión la masa de aire se va a encontrar con un anticiclón aislado en altura lo que obliga al aire a bajar y calentarse. Es más, con los elevadísimos niveles de insolación que tenemos, la estabilidad provocada por el anticiclón y la ausencia de vientos fuertes, la masa se va a calentar mucho.

¿Estamos a las puertas de un ‘domo’ de calor? Hace unas semanas, comentábamos que México había vivido una de las peores olas de calor que se recuerdan por un fenómeno concreto: un domo de calor. Es decir, el fenómeno que surge cuando «las altas presiones atmosféricas empujan el aire caliente hacia abajo, evitando que suba» y atrapándolo una región concreta.

Y sí, es muy probable que lo veamos este mismo fin de semana. Es verdad que no es nada raro: se trata de lo que los medios llevan un par de años denominando «horno ibérico«, pero acentuado por diversos factores como la temperatura de las aguas que rodean a la península.

¿Qué podemos esperar? Vienen tres o cuatro días complejos. Mucho calor muy sostenido. Incluso para ser julio. Como decían en MeteoenSevilla, «durante 4 días medianas del sistema de predicción por conjuntos del IFS rondando los 45º en la ciudad de Sevilla». En la capital andaluza el umbral de la ola de calor está en 41,2.

Es cierto, no obstante, que hay un factor bajo la chistera que puede ayudar a aliviar la situación: los vientos y brisas locales. El problema está en que, al ser fenómenos locales, hasta el último momento va a ser muy difícil prever qué temperaturas vamos a tener que aguantar zona a zona.

En Xataka | La Organización Meteorológica Mundial acaba de declarar oficialmente El Niño: esto no tiene marcha atrás

Imagen | Tropical Tidbits


La noticia

El ‘horno ibérico’ pone el turbo: así es cómo la península va a transformar una masa de aire subpolar en una ola de calor con tintes históricos

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Jiménez

.