Starfield iba a ser exclusivo de PS5: Sony pagó a Bethesda para dejar fuera a Xbox de varias franquicias clave

Hace unos días dio comienzo el juicio que enfrenta a Microsoft con la FTC por el intento de esta de bloquear la compra de Activision Blizzard, y la celebración de las primeras audiencias nos ha permitido descubrir cosas muy interesantes, como por ejemplo que Starfield iba a ser una exclusiva para PS5, y que Sony pagó a Bethesda para cerrar acuerdos de exclusividad contra Xbox Series X y Series S.

Phil Spencer, jefe de la división Xbox, dijo literalmente en el juicio, y bajo juramento, que cuando compraron ZeniMax su principal motivación fue el acuerdo que cerró Sony para que Deathloop y Ghostwire Tokyo fuesen exclusivos de PS5, es decir, para que no los lanzara en Xbox. No obstante, esta no fue su única motivación para ejecutar dicha compra.

El propio Spencer comentó también que cuando vieron que Starfield iba a ser también una exclusiva de PS5 no pudieron quedarse de brazos cruzados. Ese continuo lanzamiento de juegos tan importantes como exclusivos para PS5 dejaba a Xbox Series X y Series S en una posición complicada, y corría el riesgo de quedarse sin títulos que al final iban a ser imprescindibles para competir en un mercado que Sony lideraba con total comodidad, y donde Nintendo ya estaba pisando con mucha fuerza.

Esto dice mucho de la actitud de Sony en el sector y de la hipocresía que ha venido mostrando durante los últimos meses. La compañía tomó medidas para dejar fuera a Xbox Series S y Series X y no titubeó un momento en el impacto que esto podría tener para el mercado. Por otro lado, está claro que ha hecho lo mismo con Final Fantasy XVI, un juego que ha llegado como exclusiva a PS5.

Microsoft tiene bastante claro que Sony solo se opone a la compra de Activision Blizzard porque quiere mantener su posición dominante a toda costa, y porque quiere hacerlo de la manera más sencilla y que menos coste económico pueda suponerle. Veremos en qué queda todo esto, pero una cosa debemos tener clara, si el gigante de Redmond logra superar el intento de bloqueo de la FTC la compra de Activision Blizzard sería prácticamente una realidad, incluso aunque la CMA siga oponiéndose a ella.

En el pero de los casos, si llegamos a ese escenario y la CMA no recula, Microsoft podría dejar a Reino Unido sin Call of Duty, y sin los demás juegos de Activision Blizzard. El plazo para resolver este proceso que enfrenta a Microsoft y a la FTC termina el 4 de julio.

La entrada Starfield iba a ser exclusivo de PS5: Sony pagó a Bethesda para dejar fuera a Xbox de varias franquicias clave se publicó primero en MuyComputer.