Crash Detection también confunde bailes con accidentes

Crash Detection fue una de las funciones estrella en el anuncio, el pasado septiembre, de los iPhone 14 y los nuevos Apple Watch Series 8 y Ultra. Y no es para menos, puesto que esta función puede marcar una enorme diferencia en determinadas circunstancias. Y dado que hablamos de unas circunstancias que pueden tener un desenlace especialmente trágico, no tengo ni la menor duda a la hora de felicitar a Apple por la idea y de celebrar que decidieran avanzar en este sentido.

Por si no conoces esta tecnología, Crash Detection combina las lecturas de varios sensores del iPhone o del Apple Watch, más concretamente del conjunto formado por una unidad giroscópica, un acelerómetro capaz de detectar con precisión movimientos con una carga G muy elevada. Las lecturas de ambos sensores son valoradas constantemente por el software, que es capaz de interpretar determinados patrones como la señal de que el usuario ha sufrido algún tipo de colisión-accidente en un vehículo.

A partir de ese punto, el dispositivo mostrará un mensaje en pantalla con una cuenta regresiva y, si el usuario no la cancela, se comunicará automáticamente con los servicios de emergencia, a los que facilitará la información necesaria para que puedan desplazarse, a la mayor brevedad, al lugar en el que se ha producido el accidente. Esto, en casos en los que la víctima haya perdido la consciencia, permitirá que aún así reciba atención médica tan rápido como sea posible. Lo dicho, la idea es excepcional.

Sin embargo, como ya te hemos contado los últimos meses, Crash Detection comete algunos errores. Por ejemplo, todavía no había pasado un mes desde el anuncio de esta tecnología, y ya supimos que el sistema interpretaba una vuelta en una montaña rusa como un accidente, y a principios de este año, con la temporada de esquí arrancando en el hemisferio occidental, también empezaron a llegar noticias sobre los efectos de la práctica del esquí en esta función.

A medida que pasan los meses, van desarrollándose profusamente otras actividades, lo que supone nuevas pruebas de fuego para esta tecnología y, desgraciadamente, parece que siguen apareciendo nuevos errores en la misma. Así, según podemos leer en Gizmodo, bailar en un festival también puede activar erróneamente Crash Detection. Más concretamente, el artículo se hace eco del alto volumen de falsos positivos que se produjeron entre los asistentes al Bonnaroo Music Festival, un evento dedicado a la música y a otras disciplinas artísticas que se celebra anualmente en Manchester, Tennessee, Estados Unidos.

Durante la celebración del evento, el número habitual de falsas alertas se multiplicó por cinco y, aunque esto no llegó a desbordar la capacidad de respuesta de los servicios de emergencia, sí que ocasionó que se tuvieran que tomar algunas medidas especiales, como solicitar a los asistentes que desactivaran temporalmente Crash Detection, en un proceso en el que Apple también se involucró. Una vez que los asistentes siguieron dichas indicaciones, el volumen de avisos de emergencia volvió a la normalidad.

Repito lo que dije al principio, Crash Detection me parece una excelente idea. Eso sí, espero que Apple esté tomando muy buena nota de todas estas incidencias para mejorar su funcionamiento, en lo referido a evitar falsos positivos. Y es que también me parece preocupante que un usuario deba desactivarlo para realizar determinadas actividades y que, posteriormente, olvide volver a activarlo. Pero confío en que en Cupertino serán capaces de encontrar una solución que acabe con este problema.

La entrada Crash Detection también confunde bailes con accidentes se publicó primero en MuyComputer.