Ciudad de México afronta un acontecimiento inusual: el posible surgimiento de un nuevo volcán

México podría ampliar su ya extensa lista de volcanes. Y con un «fichaje» importante, situado en su corazón mismo, en plena capital. El anuncio lo han lanzado desde la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y dada la autoridad de la voz y el calibre de la información no ha tardado, claro está, en generar un profundo revuelo. Tanto de hecho que la UNAM ya ha tenido que salir al paso y aportar más información para completar una previsión que nos recuerda, a fin de cuentas, que este nuestro planeta está vivo y coleando. Sobre la superficie de su extensa corteza. Pero también bajo nuestros pies, a nivel geológico.

El anuncio bien merece un análisis en detalle.

¿Un nuevo volcán en CdMX? El anuncio parte de investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que hace unas semanas avanzaban su previsión de que México verá surgir un nuevo volcán al sur de su capital, CdMX. La noticia la avanzó Milenio, uno de los diarios más relevantes del país, que recogía los comentarios de Ana Lillian Martín, del área de Vulcanología, sobre la Sierra de Chichinautzin, en la parte sur del collar montañoso que rodea Ciudad México. Allí, en la Sierra de Ajausco-Chichinautzin, se localiza el volcán Xitle. «Si hay magma, nacerá un nuevo volcán», explicaba la experta.

¿Y dónde se centran los focos? Las condiciones tectónicas del Campo Volcánico Chichinautzin, en el sur de la capital, ya han favorecido de hecho la aparición de un número elevado de volcanes monogenéticos, como se conoce a aquellos que —a diferencia de los de tipo poligenético— erupcionan un sola vez y suelen tener una existencia corta y también presentar una altura menor.

«En el sur de la ciudad hay un campo monogenético que conocemos como Chichinautzin —explica a El País Hugo Delgado, del Instituto de Geofísica de la UNAM—. Si vemos imágenes de satélite notaremos que en la zona hay muchos volcanes pequeños y el origen de cada uno respondió a eventos independientes de ascenso de magma que los formó». El conocido como campo volcánico de la Sierra del Chichinautzin lo conforman centenares de volcanes monogenéticos

¿Pero cuándo… y dónde surgirá? Días después y a la vista del revuelo generado la propia universidad lanzaba por redes un breve comunicado en el que aclaraba parte de esa información. «La UNAM aclara que esto podría ocurrir en 800 a 1.200 años», señalaba. Como referencia manejan el nacimiento del Xitle, hace aproximadamente 2.000 años. Responder al dónde y precisar el lugar más o menos exacto en el que podría nacer el nuevo volcán no resulta sencillo.

Expertos como Delgado investigan precisamente para concretarlo teniendo en cuenta por ejemplo los niveles de dióxido de carbono en el subsuelo e identificando las zonas por las que podría ascender el magma. El foco de los expertos está puesto en el sur de Ciudad México por su posición en el Campo Volcánico, al sur del Xitle. «Los campos volcánicos monogenéticos son áreas en las que un evento magmático tiene lugar mediante el ascenso del magma, pero en vez de salir por el mismo cráter en cada evento hay la creación de un nuevo volcán», señala a Milenio.

¿Es un fenómeno nuevo? No. Hace menos de un siglo, en 1943, los geólogos del Estado de Michoacán ya asistieron al nacimiento de otro volcán monogenético, el Paricutín, que se localiza entre Nuevo San Juan Parangaricutiro y Angahuam.

Los temblores se dejaron sentir con casi un mes de antelación y durante sus primeras 24 horas se levantó hasta unos 30 metros. «La actividad continuó con explosiones de bombas y depósitos piroclásticos hasta 1949 con una inactividad interrumpida por una reactivación intensa que se extendió hasta marzo de 1952, cuando cesó de forma repentina», aclaran las autoridades mexicanas, que precisan que los flujos de lava cubrieron 18,5 kilómetros cuadrados y el volcán alcanzó 424 metros de desnivel con respecto al Valle de Quitzocho-Cuiyusuru.

¿Hay motivos para la alarma? El comunicado divulgado por la UNAM en Twitter es claro. Primero, en el uso del condicional. Segundo, en aclarar que a priori el fenómeno no se daría hasta dentro de ocho siglos. Y eso como pronto.

«Es un hecho que algún día nacerá un nuevo volcán en el sur de la Ciudad de México, pero depende de cómo lo digamos generamos incertidumbre, miedo o tranquilidad», zanja Delgado. Es más, a día de hoy señala que no hay evidencias de que el proceso esté sucediendo. «Lo que sabemos es que en el sur de la ciudad hay un campo volcánico monogenético activo y que existe la probabilidad de que en el futuro, que no sabemos cuándo, pueda generarse un nuevo volcán», aclara.

¿Y cómo fue la erupción del Xitle? El Xitle es fundamental para entender el Campo Volcánico, ya que es el último que nació en Chichinautzin. El fenómeno se registró hace alrededor de 2.000 años, sepultando la ciudad de Cuicuilco con un extenso manto de lava se extendió a lo largo de 300 kilómetros cuadrados.

«Generó mucha lava. Si esto se repitiera, la incandescencia expulsada no causaría muertes, pues la población sería desalojada oportunamente, pero sí enterraría lo que encontrara a su paso», explica Marie Noëlle Guilbauld, de la universidad. En 2019 Martín del Pozzo y Amiel Nieto-Torres publicaron un estudio que evalúa el riesgo de una erupción en el campo del Chichinautzin para la populosa CdMX.

Imagen de portada: Otello Barrios (Unsplash)

En Xataka: Algunas regiones de México ya se plantean «sembrar nubes» para que llueva. Sabemos que no es muy efectivo


La noticia

Ciudad de México afronta un acontecimiento inusual: el posible surgimiento de un nuevo volcán

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.