Mobvoi TicWatch Pro 5, análisis: la doble pantalla acaba con el tradicional punto flaco de Wear OS

Cuando hablamos de relojes inteligentes, hay grandes marcas que vienen a la cabeza, pero una de las que puede pasar desapercibida y tiene grandes ideas es Mobvoi. Con unas cuantas generaciones de TicWatch a la espalda, la compañía ha conseguido innovar en un segmento en el que hay mucha competencia. ¿Cómo? Con una doble pantalla, como vimos en el TicWatch Pro 3.

Hace unas semanas se lanzó la nueva generación, un TicWatch Pro 5 que he llevado en la muñeca durante algo más de dos semanas para hacer este análisis y que no solo me ha conquistado por Wear OS, sino también por una batería bien optimizada que es su principal punto fuerte y lo último de Qualcomm en su interior. Es de los mejores relojes para Android que puedes comprar, pero también hay cosas importantes a tener en cuenta antes de ir a por un reloj de 360 euros.

Ficha técnica del Mobvoi TicWatch Pro 5

TicWatch Pro 5

dimensiones y peso

50,1 x 48 x 12,2 mm

44,3 gramos

pantalla

AMOLED de 1,43 pulgadas

Resolución 466 x 466 píxeles

326 ppp

Pantalla secundaria de bajo consumo

Gorilla Glass antihuellas

procesador

Snapdragon W5+ Gen 1

memoria ram

2 GB

almacenamiento interno

32 GB

batería

628 mAh

Carga propietaria

No compatible con Qi

conectividad

Bluetooth 5.2

WiFi 2,4 GHz

LTE

NFC

geoposicionamiento

Chip GPS integrado

GPS, Beidou, Glonass, Galileo, QZSS

resistencia al agua

5 ATM

MIL-STD-810H

sistema operativo

Wear OS 3

sensores

Acelerómetro

Giroscópio

Ritmo cardíaco PPG

SpO2

Temperatura cutánea

Barómetro

Altímetro

extras

Llamadas Bluetooth

Corona giratoria

Brújula

precio

359,99 euros

Ticwatch Pro 5 Android Smartwatch para Hombres Snapdragon W5+ Gen 1 Plataforma Wear OS Reloj Inteligente 80 Horas de duración de la batería Salud Fitness Seguimiento

Diseño híbrido: pega tanto entrenando como de fiesta

Como es habitual, vamos a empezar el análisis del TicWatch Pro 5 hablando del diseño. No encontramos una enorme diferencia respecto al modelo anterior, pero sí hay detalles que se han pulido para conferirle un aspecto más premium.

La caja es de aluminio de la serie 7000 (aleación con cinc, magnesio y cobre para aportar resistencia sin subir el peso), acero inoxidable y nailon y se ha eliminado uno de los botones circulares laterales. Realmente, tenemos los mismos botones que antes, pero si en la generación pasada contábamos con dos coronas que, realmente, eran botones y no respondían al giro, ahorra tenemos un botón y una corona que sí nos deja navegar por la interfaz.

Ahora la corona se puede usar para navegar por los menús y tiene respuesta háptica.

Considero que es un cambio inteligente que, por estética, puede gustar más o menos, pero aporta algo positivo en la navegación por los menús y aplicaciones. En la trasera tenemos una cobertura plástica, todos los sensores y los pines de carga. En estas dos semanas, no he tenido ningún tipo de reacción en la piel y si vienes de la generación anterior, encontrarás que está fabricada en el mismo material.

Ya que estoy hablando de la trasera, sí: el TicWatch Pro 5 es compatible con otras correas. Es el sistema clásico de pasadores, pero por alguna extraña razón, es el sistema de 24 milímetros, así que puede que las que tengas en casa sean las más convencionales correas de 22 milímetros y te tocará comprar nuevas. Es una decisión que se ha mantenido en las últimas generaciones y que no consigo entender, ya que hasta relojes más anchos y grandotes tienen los pasadores de 22 milímetros.

Y en la muñeca sienta como un guante. Me parece cómodo, pesa unos 44 gramos y la correa de goma está bien acabada. Al tener un diseño todoterreno, no desentona en el gimnasio, pero tampoco a la hora de salir a tomar algo o incluso en eventos más formales. Y la resistencia de la pantalla y el exterior se ha comprobado entrenando.

Al final, es inevitable que se lleve algún golpe accidental y, cuando ha pasado o notaba que rozaba la pantalla, he mirado con miedo a ver si se había marcado y no, todo perfecto. En ese sentido, la pantalla cuenta con protección Gorilla Glass con protección antihuellas (que no noto por ninguna parte, ya que se queda excesivamente marcada a la mínima con la grasilla de los dedos), certificación MIIL-STD-810H e IP68.

Dos pantallas mejor que una, sobre todo si son tan útiles

Pero pasemos al panel porque, al final, es algo crucial en un smartwatch y, también, parte del diseño al poder intercambiar las esferas. Como decía al comienzo del análisis, realmente debemos hablar de dos pantallas. Y sí, aunque estos últimos dos años he llevado el TicWatch Pro 3 Ultra (que vaya nombre) en la muñeca, me sigue pareciendo una tecnología revolucionaria y la clave de esta familia.

La pantalla principal, por definirla de alguna manera, es AMOLED. Cuenta con una diagonal de 1,43 pulgadas, es circular y tiene una resolución de 466 x 466 píxeles que arroja una densidad de 326 píxeles por pulgada. Los colores son vivos, se ve genial en cualquier situación lumínica (el brillo máximo podría ser algo más alto, pero realmente se ve bien), tiene regulación automática y no solo el sensor funciona bien, sino que deja el brillo en el punto exacto tanto en interiores como en exteriores.

La pantalla se ve genial, pero debido a esa doble pantalla, es más fácil ver la matriz de píxeles del AMOLED. Además, en esta foto con macro (no lo ves a simple vista) se aprecia la sobreimpresión de la pantalla LCD.

No es un sistema de brillo tan gradual y generoso como el de otros relojes que cuentan con una barra que podemos afinar algo más, pero funciona de maravilla y considero que no te tendrás que preocupar por configurarlo manualmente. Los colores son vivos, la respuesta táctil fantástica y lo que menos me gusta es lo que comentaba: las huellas se quedan marcadas a la mínima.

Si utilizas esferas o fondos coloridos, no lo notarás, pero con fondos negros para maximizar la batería, esas huellas se ven a la legua. Y, además, los fondos negros no son profundos, como cabría esperar en un panel OLED, tiran un poquito al gris. Esto no significa que nos hayan engañado o que realmente los píxeles no se estén apagando para conseguir ese negro puro, sino que hay un panel secundario.

Además del AMOLED, el TicWatch 5 Pro tiene un panel LCD. Lo llaman «pantalla de baja potencia» y es algo que sigue siendo distintivo de los relojes de Mobvoi. Vas a poder configurar cómo y cuándo aparece esta pantalla, pero la configuración por defecto creo que es óptima para no perder funciones y optimizar la vida de la batería lejos del cargador.

Como en todos los relojes, la pantalla tiene un tiempo de espera antes de apagarse. Cuando eso ocurre, los píxeles del panel AMOLED dejan ver el panel LCD, que muestra datos como los pasos, la hora, la batería o la fecha. Cuando hacemos el gesto de levantar para activar, podemos ver esos datos en tiempo real, perro tras unos segundos, esa pantalla secundaria también entra en reposo.

De este modo, todo excepto la hora se congela y no hace falta hace el gesto de levantar para activar si queremos saber qué hora es. Además, tiene retroiluminación en 18 colores planos y, por ejemplo, si estamos entrenando y activamos esta pantalla secundaria, con los colores verde, naranja o rojo nos indica en qué fase aeróbica nos encontramos.

Si no has tenido un TicWatch y te lo estás planteando, es un sistema curioso y útil. Si has tenido alguna de las generaciones pasadas, sabes perfectamente cómo funciona, pero esta pantalla tiene un truco nuevo. Y es que, te he comentado que la corona, ahora, funciona como una rueda de navegación, y además de navegar por los menús, cuando estamos en esa pantalla de bajo consumo podemos alternar entre ver la hora o ver, en tiempo real, las pulsaciones.

Es una forma de hacer algo más útil esta pantalla «secundaria» para que no tengamos que activar tanto la pantalla AMOLED, que gasta más energía tanto por la propia tecnología como por el mayor brillo. Y algo que, sobre todo lo demás, me gusta de este reloj es que no te deja en la cuneta.

La pantalla del «Modo esencial» es perfectamente legible y ayuda a ahorrar batería, pero cuando volvemos de ese modo al «Modo. inteligente», tarda varios segundos.

Cuando se agota la batería, el sistema apaga todos los sensores y elementos exigentes con la autonomía, así como la pantalla AMOLED. No podemos utilizar nada de lo que da sentido a un smartwatch, pero podemos seguir viendo los pasos y la hora en esa pantalla secundaria. Ese se ha llamado «Modo esencial» que, según Mobvoi, permite alargar la batería hasta los 45 días.

Ya profundizaremos en la batería, pero si por ejemplo te quitas el reloj y lo dejas en una mesa durante media hora, entra automáticamente en ese modo de ultrabajo consumo para ahorrar batería. Algo que me habría gustado es que el paso entre el modo estándar y el de bajo consumo (por ejemplo, cuando pasamos del modo noche al modo diurno o cuando se activa el modo esencial si lo dejamos en una superficie en reposo) fuera más rápido. Y es raro porque, por potencia, no será.

Lo último de Qualcomm y Wear OS hacen buenas migas, casi siempre

Tenemos el sistema de Google, pero por ejemplo no está Assistant.

El corazón del TicWatch Pro 5 es el Snapdragon W5+ Gen 1. Es el primer dispositivo que monta este SoC y, aunque se nos indica que es el doble de rápido que el Snapdragon 4100+, realmente en el día a día esa velocidad no se llega a apreciar del todo.

Sí, el sistema es fluido, la gestión térmica es excelente, tenemos 2 GB de RAM y 32 de almacenamiento (importante porque podemos bajar aplicaciones) y las especificaciones son bárbaras. Sin embargo, echo de menos algo de agilidad al abrir algunas aplicaciones y, sobre todo, al entrar en la Play Store.

Lo básico como abrir las aplicaciones deportivas tanto de Wear OS como de Motvoi, pagar con Google Wallet y abrir Gmail, por ejemplo, va genial, pero apps como Spotify tardan más segundos de la cuenta en abrir y navegar por la Store no es la mejor experiencia.

De hecho, en un par de ocasiones al abrir la Store se quedaba el anillo de carga en bucle y tocaba reiniciar el reloj para abrir la tienda. Aun así, y al margen de ese en concreto, en el día a día, no he experimentado bloqueos, reinicios, o fallos relevantes.

Y es que, sí, puedes pagar, pero además puedes responder mensajes de WhatsApp o Telegram con emojis, un sistema de voz a texto o manualmente con el diminuto teclado que aparece en pantalla. Como tiene integración con Gmail y Calendario de Google, puedes leer correos completos y los eventos que tengas en la agenda aparecen en el reloj.

Es una de las grandes ventajas de tener Wear OS, ya que al ser un sistema de Google cuenta con una genial integración con Android… y solo con Android. Parece que Mobvoi piensa que si tienes un iPhone te comprarás un Apple Watch y no ha hecho compatible su nueva aplicación con el sistema de Apple. Y, ya que estamos con las aplicaciones, aquí hay un salto en comodidad.

El GPS funciona de manera precisa, pero la localización cada vez que lo activas lleva algo de tiempo.

La generación anterior tenía tres aplicaciones de control, dos de Google y una de Mobvoi. Para realizar la configuración inicial y toquetear algunos parámetros, tenías que configurar el reloj tanto en Wear OS como en la app de Mobvoi. En esta última podías consultar entrenamientos y datos de salud, pero también podíamos consultar esos datos en Google Fit.

Ahora, Mobvoi ha desechado esa aplicación y acompaña el lanzamiento del TicWatch Pro 5 con Mobvoi Health. Esto tiene ventajas porque, para empezar, toda la configuración inicial se realiza desde esa aplicación, sin tener que entrar a la de Wear OS. Además, como debes introducir una cuenta, si compras otro móvil es fácil llevarse todos los datos al estar sincronizados.

No sólo puedes responder notificaciones, también puedes descargar apps de la Play Store y leer correos completos en Gmail

En Mobvoi Health tienes todas las opciones de seguimiento deportivo que quieras, así como posibilidad de personalizar algunos aspectos del reloj -no todos- y la tienda para compras esferas. Tienes varias preinstaladas y hay gratuitas, así como apps que te dejan descargar aún más esferas sin pagar, pero las más chulas es cierto que son de pago. Pero bueno, en la galería tenemos algunas esferas dinámicas y varias se pueden personalizar para que muestren los parámetros que queramos.

Dicho esto, hay demasiadas aplicaciones instaladas. Y cuando digo demasiadas, no es por exagerar: aparte de apps como la de Spotify, TimeShow y alguna más, tenemos las aplicaciones de salud de Google, pero también una galaxia de apps de Mobvoi. Básicamente, hacen lo mismo que las de Google. Claro, las de Google se sincronizan con Fit y las de Mobvoi con… Mobvoi. Es lógico que estén, pero quizá se podrían haber creado carpetas para que no sea tan complejo navegar entre todas las apps disponibles desde el primer momento.

Al margen de ese detalle, ya digo que el TicWatch Pro 5 es un acierto si lo que quieres es el móvil en la muñeca. Incluso puedes hablar por teléfono. Puedes recibir y hacer llamadas y la calidad tanto del altavoz como de los micrófonos es más que suficiente. De hecho, no hace falta que lo tengas pegado a la boca para que te escuchen correctamente.

La polémica de Wear OS y Mobvoi

Antes de pasar a la medición deportiva, es clave que hablemos un poco de la versión del sistema. Hay que comentar que la generación anterior sigue anclada en Wear OS 2. Los usuarios del TicWatch Pro 3 Ultra llevan esperando como agua de mayo la última versión del sistema de Google, pero la última información es que llegará en algún momento del tercer cuarto de 2023.

Está claro que hay un problema con las actualizaciones y Mobvoi y no ha sido diferente con la última generación. Ya digo: va bien, perfectamente, pero no se puede asegurar que Wear OS 4 vaya a llegar en algún momento. Hay que esperar a ver, y es una incertidumbre desagradable.

Haciendo deporte con el TicWatch Pro 5

Ahora sí, si pasamos a la medición deportiva, el rendimiento es muy, muy bueno. Aunque la correa no sea la más elegante, es ideal para practicar deporte gracias a su flexibilidad y tacto, y la precisión de los parámetros que recoge el reloj es excelente.

No he tenido problema con el conteo de pasos, las pulsaciones y las zonas aeróbicas son precisas y me encanta que sea multitarea durante el entrenamiento. Aparte de controlar la música cuando estamos en plena sesión, podemos salir al dash y abrir otras aplicaciones o responder un mensaje mientras el reloj sigue registrando los datos del entreno.

A la hora de consultar las estadísticas, puedes hacerlo tanto desde el reloj como desde las aplicaciones del móvil, pero te recomiendo elegir una y enlazarlas, ya que, de otro modo, si solo haces entrenamientos en Google Fit, los datos no se verán en Mobvoi Health (y me parecen más completos ahí) y viceversa.

Yo uso Fit principalmente porque sí, los datos no son tan complejos, pero el sistema de anillos me motiva más que las «flores» de la app de Mobvoi. Al final es algo que va en gustos. Tienes multitud de deportes disponibles para medir, así como la sección «otros» que es el cajón de sastre, y ya digo que la precisión es buena.

Al margen del deporte, el seguimiento de salud también cumple, con mediciones 24/7 y una especie de chequeo completo que, en un minuto, pasa todas las pruebas disponibles para darnos una panorámica. Quizá, lo único que no me convence es el apartado del sueño.

Hay periodos en la cama o en el sofá en el que estoy relajado, pero no dormido, y me lo marca como tiempo de sueño. De hecho, estoy o toqueteando el reloj o con el móvil y. se ve que, si nota que las pulsaciones descienden hasta cierto umbral, entiende que estoy durmiendo. Que no es dramático, vaya, pero ahí está.

Acabando con la maldición de Wear OS: esta batería sí dura

Y, al margen de la pantalla, algo que me ha encantado es la autonomía. Para empezar, la batería es enorme: 628 mAh que es de las más grandes que hemos visto en un smartwatch. Según Mobvoi, da para algo más de cuatro días en el «Modo inteligente» y para esos 45 días en el «Modo esencial».

Según mis pruebas, y con notificaciones activadas, brillo automático y Always-on Display, he tenido para cuatro días completos. Teniendo en cuenta que Wear OS es muy exigente con la batería, me parece una muy buena cifra. Desactivando el Always-on, seguro que se puede arañar algo más, y activando LTE he tenido para tres días completos.

Ahí cada usuario tendrá una experiencia porque hay varios parámetros de personalización para que la batería dure más o menos. Tener la eSIM condiciona mucho, pero también depende de si tienes la pantalla siempre encendida, de si al levantar para activar se enciende la AMOLED o la de bajo consumo, tu nivel de notificaciones, etc.

Y la carga es rápida. En una hora y veinticinco minutos tienes el 100% de la batería con su cargador propietario. Tiene una serie de pines y unos imanes no particularmente fuertes. Aquí confieso que baja un poco el listón y esa sensación de «reloj de gama alta» no por el tiempo de carga, sino por el propio sistema. Además, no es compatible con carga Qi.

Mobvoi TicWatch Pro 5, la opinión de Xataka

Cuando hablamos de relojes inteligentes, pese a todos los modelos del mercado, encontramos dos variantes. Por un lado, los que nos permiten estar una semana lejos del cargador gracias a una gran autonomía a costa de reducir funciones. En esos modelos, por ejemplo, no podemos contestar mensajes o instalar apps. Por otro lado, tenemos los que nos permiten hacer de todo, como si fuera un móvil en la muñeca, pero a costa de la batería.

El TicWatch Pro 5 es del segundo tipo, pero gracias a una tecnología que ha ido puliendo a lo largo de los últimos tres años, tenemos ese equilibrio entre un reloj inteligente completo y una autonomía que te permite usarlo a tope durante cuatro días sin que tengas que pensar en la batería.

Representa el equilibrio entre un smartwatch completo y una muy buena autonomía

La compañía sigue apostando por ese enfoque único de doble pantalla y es lo que coloca este TicWatch Pro 5 en una liga propia. De hecho, dentro de los smartwatch más avanzados para Android, creo que hay una variedad interesante con este modelo para quien quiera batería, el Samsung Galaxy Watch 5 Pro para quien busque equilibrio y el Huawei Watch 4 Pro para el usuario que priorice el diseño y los materiales.

El brillo de la pantalla cumple, la batería es una pasada, ese panel dual es una solución inteligente a un problema condicionado por el sistema operativo y las mediciones de salud son muy correctas. No es perfecto, pero la compañía sabe cuáles son sus puntos fuertes y los ha explotado en este modelo.

8,7

Diseño
8,5
Pantalla
8,75
Software
9,25
Autonomía
9
Interfaz
8

A favor

Autonomía sobresaliente para un reloj con Wear OS.
Buen rendimiento y una doble pantalla que marca la diferencia.
Diseño todoterreno tanto por materiales como por estética.

En contra

Carga con conector propietario y sin compatibilidad Qi.
Demasiadas apps, la mayoría duplicadas.
El cambio entre el Modo Esencial y el «Inteligente» es lento.

Ticwatch Pro 5 Android Smartwatch para Hombres Snapdragon W5+ Gen 1 Plataforma Wear OS Reloj Inteligente 80 Horas de duración de la batería Salud Fitness Seguimiento

El dispositivo ha sido cedido para la prueba por parte de Mobvoi. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.


La noticia

Mobvoi TicWatch Pro 5, análisis: la doble pantalla acaba con el tradicional punto flaco de Wear OS

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alejandro Alcolea

.