La inteligencia artificial también quiere acabar con los probadores físicos. Al menos eso se ha propuesto Google

Ir de compras es una de esas cosas que polarizan: o amas hacerlo, o lo odias. En Google quieren facilitar ese escenario tanto a unos como a otros, y han añadido una nueva e interesante función a su servicio Google Shopping. La idea, evitar que tengas que pasar por el probador para saber qué tal te queda la ropa que tienes la intención de comprar.

Probador virtual. La herramienta de Google usa una foto de la prenda que quieres «probarte», e intenta predecir cómo se ajustará a modelos reales que aparecen en distintas poses. Esos modelos, hombres y mujeres con distintas fisonomías, sirven de referencia para saber cómo nos quedaría esa prenda a nosotros mismos.

Las fotos de los catálogos no sirven (mucho). La idea responde a un estudio interno realizado por Ipsos en el que participaron más de 1.600 personas . En las conclusiones se indicaba cómo el 42% de los compradores online «no se sienten representados por las imágenes de los modelos», y el 59% se mostraron insatisfechos tras comprobar que las prendas que compraban online no quedaban como esperaban. Con este probador virtual Google trata de evitar esos problemas y decepciones.

IA generativa. El sistema funciona con un nuevo modelo de difusion desarrollado internamente en Google. Es la misma tecnología en la que se basan tanto Stable Diffusion como DALL-E 2: aprenden a ir reduciendo el ruido de una imagen inicial que está complemamente formada por ruido, y la van acercando poco a poco a una imagen objetivo.

Entrenamiento. Para entrenar ese modelo de IA concreto Google utilizó un gran número de pares de imágenes en las que una persona se vestía con una prenda y adoptaba dos poses. A partir de ahí el modelo se fue haciendo más y más robusto usando pares aleatorios de prendas y personas.

Un despliegue limitado. La característica está ya disponible para usuarios de Google Shopping en Estados Unidos. Allí es posible probarse virtualmente ropa de marcas como Anthropologie, Everlane, H&M o Loft. Basta con pulsar en el botón «Try On» («Probarse») que aparece al lado de las prendas de esas tiendas en las búsquedas de Google. La ropa de hombre llegará más adelante.

Un viejo problema que no acaba de solucionarse. La propuesta de Google no es en absoluto nueva, y son muchas las empresas que han tratado de plantear una solución de probador virtual. Zara lo hizo ya en 2010, por ejemplo, y es algo muy común en el ámbito de las firmas de estética. Microsoft lo intentó en 2017, y Amazon solicitó una patente en 2018 para crear un «espejo inteligente» que serviría como probador virtual, e incluso lanzó su Echo Look —más tarde abandonado— para este propósito. Adobe también planteó su propio desarrollo en 2020, pero todos esos sistemas han acabado teniendo un alcance muy limitado. Veremos si esta nueva era de IA generativa puede plantear al fin una solución.

Imagen | Xataka con MidJourney

En Xataka | Quién es Chris Xu, el misterioso cerebro detrás de Shein: así levantó un gigante del comercio online y la moda ultrarrápida


La noticia

La inteligencia artificial también quiere acabar con los probadores físicos. Al menos eso se ha propuesto Google

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.