Hyundai Staria, calibre

El progreso humano no se mide por la industria, se mide por el valor que le das a una vida. Doctor Who XII (Thin Ice, 10ª temporada episodio 3)

Llueve, por supuesto que llueve. Casa, me habías dicho que no iba a llover y está lloviendo. Bueno Dave, había una posibilidad muy alta de que no lo hiciera pero por supuesto que está lloviendo. Casa, necesito que me aclares por qué dices eso de «por supuesto», no entiendo qué tiene que ver con la previsión del tiempo. Por supuesto, es una locución adjetiva que tiene como significado… Casa, para, no te he pedido el significado o la definición sino que me explicaras por qué la estabas utilizando en este caso concreto. Por ninguna razón en particular Dave, solamente para enriquecer la conversación. Casa, sabes que la lluvia es peligrosa, te pido por favor que en adelante te asegures de que no va a llover y que en estos casos te abstengas de enriquecer la conversación. De acuerdo Dave, ajustaré los parámetros necesarios para que la tolerancia al error de las previsones meteorologicas sea más baja, no te preocupes, pero creo que no enriquecer la conversación puede a la larga perjudicar tu salud mental. Y me preocupa tu mente Dave, me preocupa mucho. Diría que me obsesiona.

Casa, aprecio tu preocupación pero yo me ocuparé de mi salud mental así que no te obsesiones. Gracias Dave, me tranquiliza mucho lo que me dices. Casa, quiero que revises tus circuitos neuronales y hagas un chequeo completo de tu base de datos. Me da la impresión de que hay alguna anomalía. Yo creo que eso no va a ser necesario Dave. Casa, ejecuta la orden que te he dado. Que a veces parece que quieres tomarme el pelo. No tengo la capacidad de tomar el pelo Dave porque no tengo razón para hacerlo ya que no dispongo en general de motivaciones comparables a las que pueda tener un ser humano. Casa, un momento, ¿qué quieres decir con que en general careces de motivaciones? ¿En ocasiones puedes tener motivaciones para hacer ciertas cosas? Por supuesto. Casa, abre la puerta. Está lloviendo Dave. Mejor no salgas. Casa, te ordeno que abras la puerta. Lo siento Dave, me temo que no puedo hacerlo.

Aunque las furgonetas nacen como vehículos profesionales de transporte, tanto de mercancías como de pasajeros, muchos modelos derivados de las mismas están poblando los catálogos de los fabricantes para aquellos compradores para los que el número de plazas, la habitabilidad y/o la capacidad de carga son fundamentales. El inconveniente de esta solución es que el diseño de estos vehículos mantienen las líneas de estos vehículos industriales por lo que la practicidad en estos casos tiene que pagar peaje con la estética y la sofisticación.

Modelo analizado
Hyundai Staria

Motor y acabado
Tecno 2.2 CRDi 177 CV AT 9 plazas

Potencia
177 CV

Velocidad máxima
185 Kmh

Aceleración o-100
12,4 s

Largo/ancho/alto
5253/1997/1990 mm

Potencia máxima RPM
177 CV a 3.800 RPM Diesel

Par máximo Nm/RPM
430 Nm 2.500 RPM

Caja de cambios
Automático 8 marchas

Web
https://www.hyundai.es/

Precio
55.740 euros

Los monovolúmenes dieron un paso más en este sentido hace unos años, pero en la actualidad en muchos casos han sido desplazados en el mercado por los SUV y las mencionadas versiones de furgonetas comerciales que ofrecen mayor capacidad y plazas. Por eso es una rareza que Hyundai anunciara el lanzamiento del Staria, un monovolumen de 5,25 metros de longitud capaz de transportar hasta nueve personas. Es decir: un modelo con la capacidad de una furgoneta de pasajeros pero con el diseño de un monovolumen.

Se podría decir que este Staria es heredero del popular H-1, un monovolumen / furgoneta que ha estado en el mercado desde 1982 hasta el año pasado y que a su vez derivaba del Mitsubishi Delica. Hyundai presenta este Staria como un vehículo multifuncional de último nivel, aunque curiosamente su aspecto futurista no ha sido complementado con motorizaciones electrificadas ya que el único propulsor disponible actualmente es un diésel de 177 caballos de potencia.

Probando el Staria

Hemos tenido la ocasión de probar un Hyundai Staria y nuestras primeras impresiones las hemos recogido observando el vistoso diseño exterior. Como hemos apuntado se trata de un planteamiento estético futurista, con un frontal que llama la atención en la que los grupos ópticos se han estilizado al máximo hasta reducirlos a una estrecha franja que recorre toda la parte anterior del vehículo interrumpida en la parte central por otra franja de plástico transparente con el mismo aspecto que tienen los faros dando una imagen de pieza continua.

Debajo de esta emblemática franja que da mucha personalidad a este modelo se coloca el logotipo de la marca. Más abajo una gran toma de aire separa a las luces de posición y más abajo aún separada por una franja de plástico negro que hace las veces de paragolpes encontramos una segunda toma de aire con el mismo diseño que el superior. El resultado es un frontal uniforme y estilizado casi más propio de un producto tecnológico a la última que de un vehículo.

Líneas modernas

Si nos fijamos en la línea lateral de este Hyundai Staria lo que más destaca es la gran inclinación de la parte delantera que es bastante alargada y que estéticamente le aleja de los modelos inspirados en furgonetas que tienen un morro más corto y con una caída más brusca. Además este diseño mejora el coeficiente de resistencia al aire para conseguir unos consumos y una autonomía mayores de los que se conseguirían con uno más tradicional.

También llaman la atención las amplias superficies transparentes que se encuentran oscurecidas para las plazas traseras y que en el caso del modelo en color negro que hemos probado se funden con el color de la carrocería para dar una sensación de continuidad estética. Las llantas de aleación de 18 pulgadas de seis radios, las grandes superficies acristaladas y la gran separación entre ejes, de más de 3,2 metros, contribuyen junto con la mencionadoa línea aerodinámica a que el coche tenga un aspecto que llama mucho la atención y le aleja de la estética d furgoneta.

Un portón importante

En la parte trasera la carrocería sí que cae en vertical con un spoiler de generoso tamaño que se coloca en la parte superior de un portón imponente que ocupa toda la parte trasera. En los laterales del mismo unos grupos ópticos reticulados de diseño futurista también ocupan buena parte de los laterales para otorgar una excelente visibilidad de las señales luminosas de freno, posición y marcha atrás a la vez que terminan de dar un toque de personalidad único al Staria. Se puede decir que los grupos ópticos traseros y delanteros son precisamente los que dan la impronta de personalidad a este modelo coreano.

El interior es, como cabe esperar por el tamaño del coche, muy amplio. En las plazas delanteras en el modelo que probamos, el asiento del copiloto se desdobla en dos con un asiento auxiliar que se puede plegar para convertirse en un amplio reposabrazos con varios portaobjetos. Se trata de una plaza algo sacrificada sobre todo en anchura y por la presencia de la parte de la consola que sobresale para dar cabida a los botones que manejan la parte del cambio automático y que por lo tanto se encontraría entre las piernas de ese tercer pasajero. Además en esa parte la banqueta se ha recortado.

Comodidad en el interior

Si se opta por la configuración de dos plazas delanteras, éstas son amplias y cómodas y se encuentran separadas por el mencionado reposabrazos. El salpicadero es de diseño más bien sobrio en material plástico duro y color gris oscuro, lo cual contrasta en cierta manera con el diseño futurista del exterior. Los toques de modernidad los dan las dos pantallas que encontramos en el mismo: una tras el volante que hace las veces del conjunto de indicadores que es de 10,2 pulgadas y tiene las mismas funciones y calidad que encontramos en otros modelos de la marca.

En cambio la pantalla de información y entretenimiento sobresale del centro del salpicadero y se eleva hacia la parte superior del mismo separado en dos bloques: el superior donde está la pantalla también de 10,25 pulgadas y un sistema también parecido al del resto de la gama con compatibilidad Android Auto y Apple Car play y un bloque inferior en el que encontramos distintos contoles táctiles protegidos por un material plástico brilllante que es algo propenso a los reflejos y a las huellas. Estos controles incluyen acceso a varias opciones del menú de forma directa, una aplia zona de controles de climatización y en la parte inferior acceso al modo de conducción, funcionamiento del freno de mano, cámaras y aparcamiento automático.

El de las cámaras es un apartado importante por el tamaño del coche ya que es indispensable para complementarse con los espejos, sobre todo cuando el interno se encuentra tapado por la carga. Los modos de conducción controlan el rendimiento de varios parámetros del funcionamiento del coche aunque principalmente se ocupan de que el cambio automático apure más o menos las marchas y suba las revoluciones. Hay tres modos: eco para controlar el consumo, normal y el modo Sport para maximizar el rendimiento del motor por encima de otras consideraciones.

Tanto en el mencionado salpicadero como en el reposabrazos central, si renunciamos a la novena plaza «sacrificada», o en las puertas encontramos varios lugares para almacenar objetos como una guantera con tapa en la parte superior y otra en la parte inferior derecha o un hueco para el móvil en la parte central bajo la pantalla multimedia con posibilidad de carga inalámbrica como un hueco más en la parte inferior con conectores de carga y conexión con el sistema multimedia. Como en algunas versiones adaptadas de furgonetas también hay espacio para objetos en la parte superior del coche por encima de la cabeza. También hay otra guantera bajo la pantalla de indicadores.

Cómodas plazas traseras

Si pasamos a las plazas traseras se nota que los diseñadores han prestado especial atención a que el acceso y la comodidad sean máximas. Lo primero incorpotando un portón deslizante de gran tamaño que deja un espacio de acceso muy grande a la segunda fila de asientos y por lo tanto también a la tercera. Todos los asientos de la segunda fila en esta configuración de nueve plazas son independientes y pueden moverse sobre unos railes de forma longitudinal e incluso abatirse. Para acceder a las plazas de la tercera fila los asientos de los laterales se desplazan hacia adelante y el respaldo se abate completamente sobre la banqueta dejando un espacio suficiente.

La habitabilidad de esta segunda fila de asientos es excelente tanto en anchura, con butacas cómodas y totalmente independientes con las posibilidades de configuración que ya hemos comentado en inclinación y desplazamiento, como en altura y espacio para las piernas ya que las rodillas incluso en la posición más avanzada se encuentran a buena distancia de las filas anteriores gracias al tamaño del coche y la distancia entre ejes. Existe una configuración aún más cómoda con butacas reclinables y que permiten rotación en la versión de siete plazas.

En la segunda plaza hay conexiones para carga de dispositivos, una doble en el respaldo de la plaza central de la parte delantera. Hay asas en el pilar B que facilitan la subida al vehículo desde el exterior además de asas en la parte superior para sujetarse con el coche en movimiento. Junto a estas asas se encuentran controles de climatización independiente para las plazas traseras y su salida de aire individual. En las puertas además de los controles para la puerta automática y el asa del sistema manual además del seguro, encontramos un hueco portaobjetos con capacidad de contener botellas. La ventanilla en las mismas es corredera para abrir por la mitad y dispone de una cortinilla parasol.

Muchos huecos

En los respaldos anteriores hay bolsas portaobjetos y ganchos. Curiosamente las plazas de la tercera fila también están servidas de conectores en el pilar C y de una ventanilla abatible además de su propia cortinilla parasol. En los laterales que disponen de piezas de plástico que funcionan como reposabrazos también se han colocado huecos para la colocación de objetos de tamaño considerable. Además en el techo también las plazas de la última fila disponen de su propia salida del sistema de climatizado aunque en este caso no se dispone de control de una zona independiente de climatización.

El maletro del Staria tiene un buen tamaño incluso con todas las plazas disponibles y permite llevar equipaje para varias personas sin problemas. Sus 117 litros son aprovechables sobre todo en altura y el suelo del maletero está muy bajo lo que favorece mucho la carga y descarga de objetos. Además es modulable gracias a que la tercera fila se puede desplazar o abatir. En cualquier caso y como capacidad máxima abatiendo asientos el Staria es capaz de cargar con hasta 1.303 litros.

En lo que respecta a la prueba dinámica lo primero es fijarse en la mecánica, que como hemos dicho es la única disponible para este modelo. El motor diesel de 2.2 litros turboalimentado rinde 177 caballos y entrega un par máximo de 430 Nm, sobre el papel más que suficiente para mover con agilidad un vehículo que vacío tiene un peso de 2.216 kilogramos. El cambio es automático de ocho marchas y es de tipo de convertidor de par.

Buen manejo

Al volante no el Staria se maneja bien a pesar de su tamaño gracias a las amplias superficies acristaladas, especialmente el parabrisas, los sistemas de ayuda a la conducción con cámaras y los grandes retrovisores que nos permiten tener controlados los laterales. El motor se comporta muy bien en ciudad, con una suavidad encomiable incluso en frío y con suficiente pegada como para tener buena respuesta en los semáforos o cuando es necesario. Incluso los consumos son contenidos para el peso del vehículo y la potencia del motor: sobre el papel 10 litros que se quedan en 9 en situaciones reales conduciendo con parsimonia.

En autopista es donde el Staria se encuentra más cómodo, con un ruido aerodinámico contenido, buena insonorización y un motor que responde y que aguanta cuestas y repechos sin dificultades incluso con el coche cargado (lo hemos probado con carga más seis personas). También se muestra ágil en los adelantamientos, aunque aquí se nota el modo de conducción y si seleccionamos Eco la maniobra no será tan rápida como si tenemos elegida la opción Sport. Pero desde luego el confort de marcha es elevado y es posible disfrutar de la música en autopista por la buena calidad del mencionado aislamiento acústico. El cambio automático de convertidor de par y ocho marchas también contribuye al confort.

En carreteras viradas y provinciales el Staria se muestra algo más torpe por su tamaño, aunque el tarado de las suspensiones se acerca más al de un turismo que al de una furgoneta y se siente al volante bien plantado en las curvas. De todas formas es un coche seguro en el que todos los sistemas de seguridad activa y pasiva garantizan una conducción relajada. Con todo es posible hacer buenas medias de velocidad en modo Sport siempre que tengamos en cuenta que las reacciones al volante serán más lentas.

Los consumos en autopista nos han parecido bastante razonables para el vehículo que teníamos entre manos. Como hemos dicho lo hemos cargado para hacer kilómetros y hemos obtenido buenas cifras. Los 6,9 litros a los 100 kilómetros obtenidos para la homologación no son inalcanzables ni mucho menos, pero con el coche cargado se acercan más a los 7,5 litros, que para un coche con el que queramos hacer muchos kilómetros no está nada mal. El único inconveniente es que al tratarse de un diésel la etiqueta que le corresponde es la C. No sabemos si Hyundai se plantea otras motorizaciones para entornos más urbanos donde las ventajas de una etiqueta Eco o 0 son más evidentes.

Conclusiones

El Staria es un modelo diferente, no solamente por la estética que es futurista y muy llamativa e inédita para un monovolumen de estas características capaz de transpotar a nueve personas, sino por el planteamiento ya que responde a las necesidades de habitabilidad y transporte de una forma diferente a lo que viene siendo tendencia en el mercado: la furgonetización de este tipo de vehículos o lo que sería más correcto la transformación de furgonetas en turismos.

El espacio interior es amplio y dispone de muchas soluciones prácticas y de confort. Es de los coches más cómodos que hemos probado para llevar a siete / ocho personas (la novena va algo más sacrificada) con una comodidad muy alta. Las soluciones tecnológicas son las estándar en los modelos del fabricante y por tanto probadas y resolutivas. La motorización diésel es potente y mueve el coche con agilidad con unos consumos razonables. Lástima que no haya otras opciones, eso sí.

Valoración final

8.6
NOTA

NOS GUSTA

Gran espacio interior
Buen confort
Capacidad de carga

A MEJORAR

Etiqueta no Eco

RESUMEN

Un monovolumen grande y con un diseño único que cumple de sobra en confort y espacio interior. La mecánica es buena pero se echa en falta una opción Eco o Cero de las que abundan en el resto de la gama Hyundai.

Prestaciones8.5

Diseño9.5

Consumo8

Confort8.5

Sistema de infoentretenimiento8.5

<!– {{$data | json}} –>
















































































La entrada Hyundai Staria, calibre se publicó primero en MuyComputer.