Pensiones contributivas de jubilación en 2023: qué son, cómo funcionan y de qué forma pueden solicitarse

Quizás hayas escuchado el término, pero no sepas exactamente qué son, cómo funcionan o incluso de qué manera se solicitan. Las pensiones contributivas de jubilación son una pieza crucial en la economía doméstica de miles de hogares españoles. En concreto, y según datos de la Seguridad Social, en mayo se han abonado cerca de 6,34 millones, lo que supone el 63,3% de todas las pensiones contributivas, una etiqueta más amplia que incluye las destinadas a huérfanos, viudos o personas con incapacidad permanente. De hecho las destinadas a jubilados acaparan el 72,8% de la nómina total, 8.723 millones de euros.

Te explicamos qué son, cómo funcionan y sus últimas novedades.

¿Qué es una pensión contributiva? Una «paga» que garantiza el flujo de ingresos de quien la disfruta. Por supuesto, está sujeta a algunas condiciones: sus beneficiarios deben ajustarse a cierto perfil y su volumen está supeditado también a pautas claramente definidas. Las más populares son las de jubilación, que son las que cobran quienes han finalizado su vida laboral tras haber cumplido una edad y cotizado un periodo determinados. Básicamente, sustituyen con una paga vitalicia los ingresos que hasta ese momento el usuario percibía gracias a su trabajo.

Que sean las más famosas no significa que sean las únicas. Las hay también por incapacidad permanente, para viudos y huérfanos e incluso extraordinarias, para víctimas de terrorismo. Las propias pensiones de jubilación pueden diferenciarse en diferentes tipos, como las ordinarias o las de jubilación parcial y anticipada.

¿Las hay de otra naturaleza? Sí. Las no contributivas. Una de las principales diferencias entre unas y otras la determinada en qué medida el usuario ha cotizado a la Seguridad Social. Si bien hablamos de prestaciones económicas, igual que con las anteriores, las no contributivas están pensadas para las personas jubiladas o en situación de invalidez que no han cotizado nunca o no lo han hecho lo suficiente, por lo que no alcanzan el mínimo para disfrutar de una pensión contributiva. Su gestión se atribuye además a las administraciones de cada autonomía.

Lo que busca el Estado con este tipo de apoyo es garantizar un colchón mínimo a quienes las necesitan. «Se reconocen a aquellos ciudadanos que, encontrándose en situación de necesidad protegible, carecen de recursos para su subsistencia», anota la propia Seguridad Social. Bajo este paraguas, de «no contributivas», hay también diferentes modalidades: las pensiones de jubilación, para mayores de 65 años, o por invalidez, para quienes afrontan una discapacidad de al menos el 65%.

¿Qué requisitos hay que cumplir? Haber cumplido cierta edad y acreditar ciertos años cotizados, si bien puede anticiparse en determinados supuestos, como el de las jubilaciones anticipadas. En líneas generales necesitas tener al menos 65 años y demostrar que has cotizado 37 años y nueve meses, dos de los cuales deben haberse registrado durante la última década y media. Otra opción es que tengas 66 años y cuatro meses y tu cotización sume un mínimo de 15. En este último caso se exige lo mismo: dos de esos años deben haberse anotado durante los últimos 15.

¿Cambiarán esos requisitos? Sí. Esa «foto» variaría con el tiempo. Tanto la edad como el período de cotización aumentarán de forma transitoria hasta 2027. A partir de ese año se exigirá haber cumplido los 67. Se admitirán también los 65, pero solo si el usuario demuestra una cotización de 38 años y seis meses.

La Seguridad Social aclara que el período mínimo de cotización es de 15 años (5.475), de los que dos deben haberse registrado a lo largo de la última década y media, pero reconoce también que hay ciertos supuestos en los que se permite optar a la jubilación con menos edad de la establecida a modo de pauta general. Casos especiales son por ejemplo los discapacitados o colectivos profesionales como los mineros, bomberos, policías locales o personal ferroviario.

¿Y qué cantidades pueden recibirse? El importe se calcula teniendo en cuenta la base reguladora, el porcentaje en función de los años cotizados y, si se diera el caso, otro extra por la prolongación de la vida laboral. El porcentaje que se aplica a la base varía en función del tiempo que se ha contribuido: arranca con el 50% a los 15 años y aumenta a partir de ese momento un 0,21% por cada mes adicional entre los meses 1 y 49. Para los siguientes se aplica un 0,19%.

¿En cuanto se traduce eso? Suena complejo, pero hay otra forma más sencilla de entender la horquilla en la que se mueven. En 2023 la prestación mínima para los pensionistas de 65 o más años se ha fijado en 10.963,4 euros anuales: 14 pagas de 783,1 euros. En el caso de jubilados con cónyuges a su cargo ese mínimo se sitúa en 13.526,8. Quienes no llegan a esa edad reciben al menos 10.256,4 o 12.682, en función también de si tienen un cónyuge a su cargo. También se fija una cuantía anual que no se puede superar: 42.829,29 euros, o 14 pagas de 3.059,23.

La reforma de las pensiones esta misma primavera contempla una novedad relevante para los próximos años: que entre 2024 y 2027 las prestaciones mínimas contributivas suban por encima de la inflación para garantizar su capacidad. En la práctica —precisa RTVE— supondrá alza de cerca del 22% de la pensión mínima contributiva con cónyuge a cargo: de 966,20 pasará 1.178,50 euros al mes.

¿Cuál es la pensión media? Según los datos desgranados por el propio Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, la pensión media del sistema ronda los 1.195,1 euros mensuales, cifra que engloba las distintas clases de pensión: jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y en favor de familiares. «La pensión media de jubilación del sistema, por su parte, es de 1.375,2. Por regímenes, la pensión media de jubilación procedente del Régimen General es de 1.533,6 al mes, mientras que la más baja la registra el Régimen de Autónomos, de 915,5 euros/mes», abundan los técnicos de la Seguridad Social.

¿Han subido en 2023? Sí, en 2023 las pensiones de jubilación se han actualizado al alza con carácter general —se quedan fuera de ese proceso, salvo excepciones, las que pasan de 3.058,81. A finales de 2022 el Consejo de Ministros aprobó una revalorización del 8,5% en el caso de las pensiones contributivas y de Clases Pasiva, porcentaje con el que pretende compensar la inflación.

Las prestaciones no contributivas de jubilación e invalidez y aquellos que se beneficien del conocido como Ingreso Mínimo Vital (IMV) disfrutaron además de un aumento algo mayor, del 15%. El Ejecutivo calcula que gracias a esa subida la pensión media de jubilación se aumentó en 1.500 euros anuales en 2023.

¿Cómo solicitarla? Si te estás acercando al momento de despedirte de tu vida laboral y solicitar la pensión contributiva, debes tener en cuenta algunas claves. La primera es que hay una fecha a partir de la que puedes solicitarla: tres meses antes de que cumplas los requisitos. Esa es la antelación máxima de la Seguridad Social, que aclara en cualquier caso que el expediente no se tramitará hasta que llegue esa fecha y se haya verificado que quien solicita la pensión ha dejado de trabajar.

Si estás en un convenio especial o percibes el subsidio por desempleo la letra pequeña es ligeramente distinta. Puedes consultarla en esta web del Ministerio de Inclusión. En cualquier caso, necesitarás tu documento de identidad y aquellos que acrediten tu vínculo con tu cónyuge o hijos, en caso de que los tengas. También es probable que tengas que presentar certificados en función del tipo de jubilación que solicites, como los expedidos por la empresa o de discapacidad.

La solicitud puedes presentarla online, usando por ejemplo el certificado, cl@ve permanente e identificación con selfie o directamente en las oficinas, de forma presencial. En este link puedes consultar las que te quedan más cerca.

Imagen de portada: Vidar Nordli-Mathisen (Flickr)

En Xataka: Cobrar dos pensiones a la vez es posible: estas son las condiciones, las cuantías y así puedes pedirlas


La noticia

Pensiones contributivas de jubilación en 2023: qué son, cómo funcionan y de qué forma pueden solicitarse

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.