Extremadura acaba de dar otro paso clave para su gigafactoría de baterías: este es el calendario que maneja

La futura gigafactoría de baterías de Navalmoral de la Mata, en la provincia de Cáceres, da un paso más para convertirse en realidad. En los despachos y limitado todavía a su larga fase de tramitación administrativa, pero paso adelante al fin y al cabo. E importante. Su principal promotora, el gigante energético chino Envision, acaba de lograr la autorización ambiental de la Junta extremeña, publicada en el Diario Oficial de la comunidad (DOE) esta misma semana.

No es el único espaldarazo que ha recibido el proyecto.

¿Qué ha pasado? Que Envision acaba de lograr la autorización ambiental favorable de la Junta extremeña para su gigafactoría de baterías de iones de litio de Navalmoral de la Mata, localidad situada a poco más de cien kilómetros en coche de Cáceres. La resolución se publicó hace solo unos días, en el boletín autonómico (DOE). Y si bien es positiva, detalla las condiciones que deberá respetar la empresa para montar la planta, incluidos los requisitos para el tratamiento de los desechos. El dictamen aclara, por ejemplo, que el plácet está condicionado a la construcción de una EDAR (depuradora de aguas residuales) capaz de asumir los vertidos.

Tras valorar la solicitud, la Dirección General de Sostenibilidad ha concluido en cualquier caso que, si se ajusta a las pautas descritas, la factoría no debería afectar a su entorno. «No es previsible que produzca efectos significativos en el medio ambiente, siempre que se cumplan las condiciones y medidas preventivas y correctoras recogidas en la presente declaración de impacto ambiental y en la documentación presentada por el promotor siempre que no entren en contradicción con las anteriores», recoge el dictamen del DOE.

¿Es el único paso adelante? No. Hace apenas dos meses la futura planta de Envision lograba otro espaldarazo clave. También de la administración regional. Y también vía DOE. A finales de marzo el diario oficial de la Junta de Extremadura publicaba un decreto que declaraba la gigafactoría de Navalmoral como Premia, siglas de Proyecto Empresarial de Interés Autonómico. Más allá de las etiquetas, la decisión tenía un impacto clave en el proyecto: con ella los planes de Envision adquirieron un carácter prioritario para la administración regional.

La factoría de Navalmoral de la Mata sería la cuarta con la categoría Premia —precisa la agencia Europa Press— y se sumaría a las ya logradas por las fábricas de diamantes de Trujillo, la de cartones de Navalmoral de la Mata y el parque acuático en Casar de Cáceres. A mediados de marzo Juan Antonio González, portavoz de la Junta extremeña, señalaba que la nueva etiqueta administrativa serviría para simplificar y reducir los trámites y que el proceso resultara más ágil.

¿En qué consiste el proyecto? En una de las pocas gigafactorías de baterías para coches eléctricos previstas en el país. La planta, promovida por la compañía Envision AESC Spain, se instalará en la parcela l-67 Exponavalmoral, en el Parque de Desarrollo Industrial Norte de Extremadura, donde dispondrá de 1.088.399 m2. Su finalidad: fabricar baterías de iones de litio para vehículos eléctricos.

Para lograrlo el proyecto se desplegará en cuatro fases repartidas entre 2023 y 2028, etapas durante las que el proyecto ganará nuevas líneas de producción. Ya en la final —que se alcanzaría en aproximadamente un lustro— se esperar alcanzar una capacidad de fabricación de baterías equivalente a 94,24 GWh anuales.

¿Qué repercusión tendrá? El proyecto llega acompañado de una nueva empresa y un volumen de inversión considerable, de más de 1.000 millones de euros y más de un millar y medio de empleos ya al final de la primera fase, según los datos desgranados por El Periódico de Extremadura. En julio, tras un acto en el que participaron representantes de Envision y del Gobierno central y regional, incluidos los presidentes Pedro Sánchez y Guillermo Fernández Vara, el Ejecutivo destacaba que el flujo inversor y la creación de empleo serían incluso mayores.

Y ahora… ¿Qué? Como destacaba Juan Antonio González en marzo, ahora, con la declaración de impacto ambiental sobre la mesa, debe ser la compañía la que decida. Sus responsables ya han mostrado su deseo de que los trabajos arranquen ya este mismo verano para que las obras queden concluidas en 2025 y la planta esté funcionando al año siguiente. La implantación se organizaría también en diferentes fases que se extenderían hasta 2028, cuando se alcance una capacidad de fabricación de 94,24 GWh anuales. En marzo la compañía ya estaba buscando empleados y espera lograr cerca de 300 millones de euros del segundo Perte.

No es el único gran proyecto que se plantea en Cáceres ligado a la automoción eléctrica. Cerca de Cáceres también, Extremadura New Energies planea explotar el yacimiento de Valdeflórez, con uno de los mayores depósitos de litio de Europa.

En Xataka: España era candidata a llevarse una fábrica de baterías de Tata. Ahora tiene un problema: Reino Unido


La noticia

Extremadura acaba de dar otro paso clave para su gigafactoría de baterías: este es el calendario que maneja

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Carlos Prego

.