España quiere acabar con el cifrado de extremo a extremo

Malas, muy malas noticias para los defensores del cifrado de extremo a extremo en nuestro país, aunque por alcance también en el resto de la Unión Europea, por un movimiento regulatorio que amenaza con comprometer la privacidad de todos los ciudadanos del espacio común. Según un documento filtrado obtenido por Wired, el ejecutivo español aboga por su prohibición en la Unión Europea, la postura de la línea más dura, manifestada por parte de los integrantes del espacio común.

El contexto de dicho documento lo encontramos en el debate abierto desde hace años en la UE que enfrenta la seguridad con la privacidad, al afirmar que esta última, en forma de uso de tecnologías como el cifrado de extremo a extremo, puede llegar a imposibilitar la persecución de la delincuencia, mientras que sus defensores, que lo son en general de la privacidad, afirman que este tipo de medidas puede poner en manos de cualquiera, gobiernos incluidos, todo tipo de información que debería permanecer exclusivamente en el ámbito privado.

Según el documento obtenido por Wired, la posición española se resume en una frase verdaderamente contundente, es «imperativo que tengamos acceso a los datos«, una postura que se plantea en dicho documento como «idealmente, en nuestra opinión, sería deseable impedir legislativamente que los proveedores de servicios con sede en la UE implementen el cifrado de extremo a extremo«, es decir, que insta a la Unión Europea a prohibir que las tecnológicas ofrezcan productos y servicios que proporcionen cifrado de extremo a extremo.

Esta respuesta por parte del ejecutivo español se produce cuando Europa estudia medidas para combatir el CSAM, que es precisamente uno de los arietes empleados de manera más contundente por parte de quienes abogan por la regulación estricta o prohibición completa del cifrado de extremo a extremo. Y esta es una técnica bastante efectiva, pues se trata de uno de los delitos que provocan, lógicamente, un mayor rechazo y una mayor respuesta social.

Sin embargo, como se lleva afirmando desde hace ya bastante años por parte de los detractores de estas medidas, su implementación no solucionará dicho problema, pues a falta de privacidad de las conexiones, se encontrarán rápidamente medios alternativos para seguir garantizando que sus conversaciones, archivos, etcétera, se sigan manteniendo ocultos del escrutinio de las autoridades. Sin embargo, los ciudadanos que no tienen nada que ocultar, sí que verán evaporarse su derecho a la privacidad, toda vez que sus comunicaciones pasarán a ser plenamente visibles para fuerzas y cuerpos de seguridad, amén de terceras partes, que podrán obtener acceso a los mismos de múltiples maneras.

Consultado por Wired, Daniel Campos de Diego, portavoz del Ministerio del Interior de España, afirmó «la posición del país sobre este asunto es ampliamente conocida y se ha difundido públicamente en varias ocasiones«, lo que supone una más de las muchas confirmaciones de la veracidad del documento filtrado y de las opiniones expresadas en el mismo.

Otras propuestas, menos extremas, plantean el análisis automático de los archivos en los dispositivos, en la línea de lo propuesto por Apple con NeuralHash, una propuesta que obtuvo un rechazo tan amplio que, finalmente, obligó a los de Cupertino a descartar su implantación. Una parte menor pero también significativa de ejecutivos europeos afirman que este tipo de medidas resultan demasiado extremas, y que la vulneración de la privacidad de los ciudadanos es una línea roja que no se debería traspasar.

Acabar con el cifrado de extremo a extremo, según afirman los expertos consultados por Wired, comprometerá tanto la privacidad como la seguridad de los usuarios, sin que esto se traduzca en solucionar el problema que se persigue. Ya sea deshabilitándolo por obligación, o forzando a las tecnológicas a habilitar puertas traseras que permitan el acceso a las comunicaciones, esto puede ser aprovechado por ciberdelincuentes, gobiernos totalitarios y empresas de espionaje, colectivos que sí que se verían realmente beneficiados por una regulación de este tipo.

La entrada España quiere acabar con el cifrado de extremo a extremo se publicó primero en MuyComputer.