Sam Altman tiene un total de cero acciones de OpenAI. Es algo insólito, aunque para él es más fácil

OpenAI va como un tiro. Lo hace gracias a ChatGPT, la plataforma que más rápido ha crecido en toda la historia de internet. A principios de febrero ya contaba con 100 millones de usuarios, y es probable que a estas alturas esa cifra sea mucho mayor. Teniendo en cuenta que ahora ofrecen varios servicios de pago (ChatGPT Plus y su API, principalmente), parece lógico pensar que la empresa está ingresando mucho dinero. Lo curioso de ese éxito es que Sam Altman no parece estar en esta empresa por el dinero.

«¿Gana un montón de dinero, no es así?». Altman participó ayer en unas sesiones en el Congreso de los Estados Unidos en el que fue preguntado por el estado de esta tecnología y qué propuestas tenía para regularla. Uno de los congresistas le hizo una pregunta singular en medio de la sesión, y le comentó si estaba ganando un montón de dinero con OpenAI.

Por amor al arte (más o menos). El congresista se llevó una sorpresa cuando Altman contestó que no tenía capital social (equity) en la empresa. «¿En serio?», le contestó el congresista. «Necesitas un abogado», apuntó, queriendo decir que quizás Altman debería consultar sus opciones para obtener una mayor remuneración por su trabajo. Altman sonrió y contestó que «estoy haciendo esto porque me encanta».

Insólito. En Semafor ya revelaron hace unas semanas que Altman no tenía capital social (equity, normalmente acciones) de Open AI, y ahora el CEO de la empresa lo ha confirmado con esa declaración. Es algo realmente sorprendente ya que la mayoría de fundadores de empresas las crean reservándose una jugosa participación en ellas que luego, eso sí, pueden acabar cediendo parcialmente a inversores o también vendiendo.

El sueldo es una cosa, el equity otra muy distinta. Ese capital social es un gran incentivo para los fundadores de empresas, que se sienten aún más incentivados a trabajar para que los objetivos se cumplan. Es habitual que las empresas retengan o atraigan talento ofreciendo ese capital social (normalmente, acciones), y además suele ser un mecanismo adecuado para establecer una estructura justa en el consejo de dirección de las empresas, dando más voz a quienes más capital social tienen en la toma de decisiones.

Pero Altman ya era (muy) rico. El comentario de Altman parece sorprendente, pero él ya era muy rico y en OpenAI cobra un sueldo básico que según él le permite pagar la seguridad social y poco más. El CEO de OpenAI ya había hecho su fortuna como cofundador de Loopt y sobre todo al invertir en startups que han acabado teniendo mucho éxito. Lo hizo por ejemplo como presidente de YCombinator, una de las incubadoras más conocidas en Estados Unidos que invirtió en empresas como Airbnb, Dropbox, Reddit o Coinbase.

Imagen | Village Global

En Xataka | Las continuadas críticas de Elon Musk a OpenAI tienen una explicación sencilla: se salió demasiado pronto


La noticia

Sam Altman tiene un total de cero acciones de OpenAI. Es algo insólito, aunque para él es más fácil

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Javier Pastor

.