Microsoft podría comprar Activision Blizzard sin el visto bueno de la CMA, te contamos qué podría ocurrir

La CMA decidió, contra todo pronóstico, bloquear la operación de compra de Activision Blizzard por parte de Microsoft. Fue algo muy curioso porque, tras las últimas concesiones y argumentos que había dado el gigante de Redmond, parecía que había el organismo británico finalmente había entrado en razón, y que acabaría aprobando dicha operación.

Esa negativa ha sido la única que ha recibido Microsoft a día de hoy, aunque debemos recordar que los de Redmond también tienen pendiente la demanda que presentó la FTC en Estados Unidos, y que esta tiene como objetivo bloquear dicha operación. Muchos creen que, al final, los de Redmond no tendrán problemas para superar esa demanda, pero con la CMA la cosa parece mucho más complicada porque este organismo se ha cerrado en banda.

Digo que se ha cerrado en banda porque ni siquiera la aprobación de dicha operación por la Unión Europea le ha hecho plantearse que podría estar equivocada, y que quizá no enfocó adecuadamente la realidad del mercado, la situación del juego en la nube y las concesiones que Microsoft está dispuesta a hacer en este sentido. Todavía cabe la posibilidad de que la CMA se retracte y de que al final decida dar luz verde a Microsoft, ¿pero qué podría ocurrir si no lo hace?

Es una pregunta muy interesante, y la respuesta la podemos sacar de las últimas declaraciones que hizo Satya Nadella, CEO de Microsoft, en una reciente entrevista. El ejecutivo dio a entender que la compañía estaría dispuesta a seguir adelante con la operación de compra, y que no le importaría hacer el sacrificio de dejar de comercializar los juegos y servicios de Activision Blizzard en Reino Unido.

Dejar a Reino Unido sin los juegos de Activision Blizzard sería un durísimo golpe para los consumidores de dicho país, donde la franquicia Call of Duty tiene un enorme éxito, y también perjudicaría a la propia Sony, ya que dejar a PS5 sin esa saga podría acabar reduciendo el interés y la demanda de dicha consola en este mercado.

Por otro lado, Microsoft ofrecería un Game Pass sin los juegos de Activision Blizzard en Reino Unido, y estos tampoco serían accesibles en los diferentes servicios de juego en la nube dentro de dicho país. Creo que queda bastante claro que, al final, el bloqueo de la CMA acabaría teniendo un impacto más negativo que positivo entre los consumidores y usuarios de Reino Unido, y es evidente que todo lo que os acabo de contar podría servir para hacer presión y que dicho ente reconsidere su postura.