Google se cayó durante más de una hora en parte de Europa

¿Te diste cuenta? Ayer, sobre las 21-22 horas de la noche Google se cayó en parte de Europa, incluida España. No duró ni una hora el incidente, pero cuando el gigante de Internet se tropieza, el mundo tiembla y esta vez no ha sido una excepción.

Así, mientras que mucha gente no se dio ni cuenta porque estaba cenando o haciendo lo que fuera, otra tanta se echaba las manos a la cabeza al no poder acceder a servicios como Gmail, YouTube o el mismo buscador, entre otros. El trance, afortunadamente, fue breve y poco a poco se restablecieron los servicios caídos en las zonas afectadas.

¿A qué se debió la caída de Google? Según se cuenta, a una infiltración de agua en un centro de datos de la zona de París, donde tiene parte de su infraestructura Google Cloud, la nube de servicios de la compañía sobre la que despliega sus propios productos. Nada que los empleados de Google no pudieran controlar rápidamente.

No obstante, lo que para el grueso de los usuarios de Google en la zona afectada se resolvió en un breve espacio de tiempo, para algunos menos se extendió durante bastante más, e incluso los hay que en estos momentos, 12 horas después, siguen quejándose por problemas en el acceso o el rendimiento de servicios concretos.

En estos momentos, la página de estatus de Google Cloud mantiene diversas alertas relacionadas con el incidente de ayer.

El pico de la caída de Google registrado por Downdetector

Como no podía ser de otra manera, si el problema tardó -de nuevo, en términos generales- poco en resolverse, tardó aún menos en ocupar su hueco entre las noticias de los medios de comunicación de medio mundo, dejando constancia de la relevancia de los servicio del gigante de Internet en nuestras vidas. Y cada vez más, especialmente Google.

Es como eso que se dice de cuando China se resfría, el mundo estornuda; pues cuando Google se tropieza, el mundo tiembla. Y es que no solo se vieron afectados los sitios de la compañía: muchos otros, dependientes de una manera u otra de su infraestructura o servicios profesionales, acusaron problemas de diferente tipo.

A todo esto, mientras Google desaparecía del mapa para millones de personas ¿dónde se quejaba y mofaba la gente del suceso? En Twitter, of course.