EEUU involucra a Corea del Sur en su contraataque a China para defender a su mayor fabricante de chips de memoria

China está pagando a Estados Unidos con su misma moneda. El 7 de octubre de 2022 el Gobierno de Joe Biden apretó su puño al máximo al incluir toda la industria de los semiconductores china en la lista que refleja el alcance de sus sanciones. Su propósito es frenar el desarrollo de las tecnologías de fabricación de chips del gigante asiático para evitar que pueda producir sus propios circuitos integrados de vanguardia y los utilice en aplicaciones militares.

Como cabía esperar, el Gobierno de Xi Jinping no se ha quedado rezagado. Su mercado es lo suficientemente grande para ejercer presión sobre las empresas extranjeras, y es precisamente lo que está haciendo. De hecho, el pasado viernes 31 de marzo la Administración del Ciberespacio de China (CAC por su sigla en inglés), que es el regulador chino de internet, puso en marcha una investigación que tiene como propósito auditar al mayor fabricante estadounidense de chips de memoria.

China ha justificado esta decisión argumentando que Micron Technology, que es la empresa estadounidense que está siendo investigada, es sospechosa de revelar información esencial acerca de la infraestructura de su cadena de suministro, así como de introducir amenazas de seguridad en sus productos. En esencia la base de las sospechas de la Administración china se sostiene sobre las mismas acusaciones que EEUU ha vertido durante los últimos cuatro años sobre Huawei y otras de sus empresas.

EEUU ha recurrido a Corea del Sur para incrementar la presión sobre China

Micron Technology se ha mostrado dispuesta a cooperar con la organización reguladora que la está investigando para aliviar la tensión e intentar salir bien parada de la auditoría a la que está siendo sometida. De lo contrario podría ser vetada en el mercado chino, una prohibición que con toda probabilidad dañaría seriamente sus resultados económicos. No obstante, su mejor arma es la complicidad del Gobierno estadounidense.

EEUU quiere que Samsung y SK Hynix dejen de vender chips de memoria a China si Micron se ve excluida

Y es que la Administración de Joe Biden parece estar dispuesta a defender los intereses de sus empresas a toda costa. Su estrategia consiste en atacar de una forma directa al mercado chino provocando que esté aquejado de un déficit de chips de memoria. Para lograrlo el Ejecutivo estadounidense ha pedido a su homólogo surcoreano que Samsung Electronics y SK Hynix, que son los mayores fabricantes de chips de memoria de Corea del Sur, dejen de suministrar estos semiconductores a China si finalmente Micron se ve excluida de este mercado.

Aún es pronto para saber qué camino seguirá el Gobierno surcoreano, pero hay algo que no debemos pasar por alto. Hace apenas un mes precisamente Samsung y SK Hynix se pusieron en pie de guerra frente a la Administración estadounidense debido a que consideran injustas las cláusulas que impone el Departamento de Comercio de Estados Unidos para que puedan acogerse al programa ‘Chips and Science Act’.

Corea del Sur es un aliado muy sólido de EEUU, y es probable que en este asunto lo apoye para respaldar los intereses de Micron, pero tendrá que obtener algo a cambio. Y, precisamente, es una ocasión perfecta para que Samsung y SK Hynix salgan airosas del conflicto que sostienen con la Administración estadounidense.

Imagen de portada: TSMC

Más información: SCMP

En Xataka: Occidente va a perder la guerra de los chips: la abrumadora superioridad de Asia, en cifras


La noticia

EEUU involucra a Corea del Sur en su contraataque a China para defender a su mayor fabricante de chips de memoria

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Juan Carlos López

.